Connect with us

Colón de Santa Fe

Amor sobre (dos) ruedas

Colón

Amor sobre (dos) ruedas

Jorge Alberto Nini
Colón
Copa Sudamericana

Es la historia de un amor, como no hay otra igual… Es la historia de Jorge Alberto Nini, el hombre que viajó en bicicleta alrededor de 700 km (desde San Javier hasta Asunción) para ver a su amado Colón en la gran final de la Copa Sudamericana frente a Independiente del Valle. Partió el pasado miércoles y estima llegar sobre la hora del partido a la Nueva Olla. Nini salió desde su ciudad natal sin entrada, y recibió diferentes propuestas para ingresar a la final: ¡una peña Sabalera le ofreció 7.000 pesos para que consiga su entrada!

x

-¿Cómo surgió la idea de esta travesía en bicicleta?

-Fue a partir de un via crucis en Formosa. Estábamos reunidos con unos amigos y les comenté: “Si Colón llega a instancias finales, agarro la bici y me voy”. Nunca pensé que iba a suceder, pero siempre hay que cumplir ja.

-¿Cuál fue la recepción de la gente en la ruta?

-La verdad desde el comienzo fue espectacular. Salí desde mi ciudad natal, San Javier, con tres sandwiches nada más, ni siquiera con la entrada. Y la gente me paró a lo largo de todo el viaje ofreciéndome alimentos y agua. Recorrí la ruta 1 y fue muy lindo la recepción de la gente. Ni hablar de cuando entré a la ruta 11, una locura la hincada. Lo que pasa es que Colón es un sentimiento, es sufrimiento, es pasión y garra. No tengo palabras por lo que me tocó vivir en estas horas.

-¿Y te frenabas o de qué manera se daba el contacto?

-Llegó un momento en el que pedía por favor que no me den más nada… La gente se daba cuenta que me hacía mal parar, no podía mantener el ritmo. Y luego se corrió la bola y me gritaban: “¡No pares, no pares, dale que ya llegás!”.

-¿Cómo fue la planificación de las paradas de descanso?

-Salí y era ver donde me agarraba la noche parar. En todas las paradas les tenía que explicar a la gente que tenía que seguir y no me podía quedar, me ofrecían hospedaje sin vencimiento ja. Cuando llegue a Reconquista me ofrecieron 7.000 pesos para comprarme la entrada, no sabía bien qué decir. Y cosas de la vida, que justo me llaman de Conmebol para avisarme que tenían una entrada para que pueda ir al partido. Todavía no caigo del todo…

-¿Sentís el cansancio o en este momento puede más la ilusión de llegar a Paraguay?

-En Asunción me están esperando la gente y los medios nose como será.Esta última etapa pedaleaba con miedo. Sentí unos tironcitos y un dolorcito en el estómago. Ahí nomas pensé, ¡por favor que no me agarre nada ahora! Por suerte se me fue pasando con el correr de los kilómetros.

-¿Esperabas este revuelo que se generó en torno a tu viaje?

-La verdad que no. Arranqué con la ilusión de festejar afuera, y ya poder entrar al estadio es algo único. Tengo el teléfono explotado, estoy en el aire.

-¿El viaje lo haces porque únicamente por amor a Colón o es un desafío personal?

-Este viaje lo hago solamente por Colón, no lo haría por ninguna otra cosa del mundo. Este club es mi familia, y por eso también lo considero como algo personal. Mi hija Lourdes es fanática y me pidió venir conmigo. Me dolió mucho, pero le tuve que explicar que tenía que ir solo.

-¿La aventura vale igual sea el resultado que sea?

-Mirá, hasta ahora eso no lo pensé. Lo único que quiero e imagino es en que termine el partido y quedarme festejando en Paraguay. Ni en la vuelta eterna quiero pensar. Le pondré 15 días para volver pero quiero volver con la copa y la alegría. Ojalá se nos dé.

Fuente: Olé

Dejá tu comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas sobre Colón

To Top