Clásico santafesino: Colón y Unión empataron, un año y siete meses para nada | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

Clásico santafesino: Colón y Unión empataron, un año y siete meses para nada

Después de un año y siete meses de espera, llegó el día que Colón y Unión se volvieron a ver las caras. Sin embargo, esa ansiedad durante tanto tiempo para volver a cruzarse quedó resumido en un partido mediocre. Y eso que los dos se vieron las caras en una etapa de definición en la Copa de la Liga Profesional: Colón intentando quedar primero de su grupo y Unión queriendo ganar para clasificar a los cuartos de final sin depender de nadie.

► ¿Cómo quedó el historial del clásico santafesino entre Colón y Unión?

En la generalidad de los clásicos santafesinos no salen grandes encuentros, la mayoría tampoco terminan en goleadas, pero lo que reflejaron en la tarde de este domingo los dos equipos quedó muy lejos de todo lo que se vivió en la previa.

Colón se conformó con el empate. Le servía para cumplir con su objetivo, es cierto. Pero enfrente estaba tu eterno rival, al que le queres ganar siempre. En el segundo tiempo la victoria nunca le importó. Esto quedó demostrado en los cambios que introdujo su entrenador. Eduardo Domínguez hizo de los cinco cambios permitidos hizo dos: ambos defensivos. Le quedaba bien el resultado. No perder y eliminar a Unión. Viéndolo desde ese punto de vista está perfecto. Para qué echar a perderlo en el último partido cuando en todo el torneo hiciste una gran campaña.

Este pensamiento de Domínguez estuvo presente durante la semana y lo ejecutó cuando decidió cuidar a Federico Lértora para los cuartos de final de la Copa de la Liga. Es evidente que para el entrenador sabalero este partido clásico era importante, pero no decisivo.

Para Unión, ganar lo era todo y el empate lo dejó con las manos vacías. Regaló el primer tiempo y en el segundo se acomodó. El Tate dio la sensación de querer ir por más, pero sin descuidar el resultado. Sabía que los tres puntos era lo único que le servía. Sedujo a la victoria, pero se quedó en el intento. Fue un equipo que corrió mucho pero nunca pudo llegar con claridad al arco de Leonardo Burián y se quedó con un premio consuelo: el de no perder.

► El clásico santafesino en 50 fotos

El partido no tuvo grandes atajadas, grandes jugadas, grandes desequilibrios. No se insultaron. No hubo pica con ninguno. Nadie puteó a nadie. Así se fue un clásico santafesino. Un partido que todos creyeron que iba a ser un gran espectáculo. Pero no pasó nada.

Embed

Fuente: Aire de Santa Fe