"Colón es mi vida, mi historia, pasado, presente y futuro": el recuerdo de Di Meola, a 70 años de su nacimiento | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

“Colón es mi vida, mi historia, pasado, presente y futuro”: el recuerdo de Di Meola, a 70 años de su nacimiento

El estadista y escritor francés Jean de Boufflers nos dice que “El placer es la flor que florece; el recuerdo es el perfume que perdura”. Esta frase es más que aplicable en el fútbol. Mucho más, si hablamos de personas que marcaron a fuego la historia de sus instituciones. Los números pueden crecer, los jugadores pueden pasar, pero los recuerdos no se borran jamás. Edgardo Roberto di Meola nació el 23 de septiembre de 1950. Tras cumplirse un nuevo aniversario de su nacimiento, su memoria sigue grabada a fuego entre los hinchas más longevos de Colón, el lugar que lo vio brillar en su máximo esplendor. Se inició en el Club San Cristóbal de la capital santafesina y por tan solo diez pares de botines, no jugó en Unión. En el conjunto sabalero jugó 242 partidos y marcó 70 goles, ubicándose en el top tres de goleadores máximos de la institución, por detrás de José Canteli y Esteban Oscar, el “Bichi” Fuertes.

Su vida en Colón
Di Meola 2.jpg
C

C

“Colón es mi vida, mi historia, mi pasado, presente y futuro. Cuando me preguntan si para mí es un orgullo ser el goleador de Colón, les digo que el único orgullo que tengo es el de haber jugado en Colón”; reconoció en una de sus tantas entrevistas. “Colón es mi vida, mi historia, mi pasado, presente y futuro. Cuando me preguntan si para mí es un orgullo ser el goleador de Colón, les digo que el único orgullo que tengo es el de haber jugado en Colón”; reconoció en una de sus tantas entrevistas.

Alto y flaco, de buen toque y veloz, Di Meola creció de manera exponencial en sus tres ciclos en el conjunto sabalero: 1969-71, 76-79 y 1981. Formó parte a su vez de la selección argentina que logró el oro en los Juegos Panamericanos de 1971, donde se consiguió la medalla de oro. Este rendimiento, junto al crecimiento en su carrera profesional, hicieron que César Luis Menotti lo tenga en cuenta en sus primeros encuentros al mando del seleccionado nacional mayor, donde Argentina fue campeona: fue el centrodelantero en el debut del ciclo ante España el 12 de octubre de 1974, en el empate 1 a 1 en cancha de River. Además, la “Chiva” desempeñó su carrera en River, Gimnasia y Esgrima de La Plata, Tigre, Huracán; The Strongest de Bolivia y luego se dedicó al futsal en Europa. También fue técnico de Universidad Autónoma de Bolivia en Santa Cruz de La Sierra, donde obtuvo un subcampeonato.

El día que su madre no lo dejó entrar a la casa tras convertir en el clásico

Di Meola 3.jpg

La anécdota se ubica temporalmente en la calurosa tarde del día domingo 30 de octubre de 1977. Unión y Colón se enfrentaban en el Estadio 15 de Abril por la 38° fecha del Torneo Metropolitano. Unión formó en aquella ocasión con Pérez; Hugo López, Mazzoni, Merlo y Bottaniz; Trullet, Telch y Bongiovanni; Ortega, D’Alessandro y Marasco; mientras que Colón lo hizo con Andrada; Araoz, Di Plácido, Zimmerman y Fernández; Villarruel, Roldán y Di Meola; Vega, Luñiz y Aricó.

Cuando faltaban cuatro minutos para la finalización de un encuentro absolutamente insípido sin situaciones claras para ambos equipos, Ricardo Aniceto Roldán envió un centro para que la “Chiva” reviente de un zurdazo a José “Perico” Pérez, dándole al sabalero uno de los clásicos más recordados de aquella década.

Al llegar a su casa, su madre -fanática del Tate- no lo dejó entrar, considerando una ofensa aquel gol con la camiseta de su más acérrimo rival. Un dato para destacar, es que Colón no pudo volver a ganar dos clásicos consecutivos en Primera División, tras los dos ganados en esta etapa.

Una muerte joven Platense vs Colon de Santa Fe – Campeonato Metropolitano 1978

Di Meola, falleció a la edad de 55 años en el Hospital Cullen de nuestra ciudad, el 16 de noviembre de 2005 a las 18:45, producto de una infección en una muela que le produjo un problema medular, derivando en una cuadriplejia y meningitis. Dejó como legado una vida vinculada al fútbol de nuestra ciudad, desde sus comienzos en los potreros hasta lo más alto del fútbol nacional.

Fuente: Aire de Santa Fe