Copa Sudamericana: a un año de la final de Colón, Darío Genolet recordó la experiencia en Paraguay | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

Copa Sudamericana: a un año de la final de Colón, Darío Genolet recordó la experiencia en Paraguay

Este lunes 9 de noviembre se cumplirá un año del “Éxodo Sabalero”, la movilización más grande ocurrida hasta el momento de una hinchada argentina hacia el exterior. Esa fecha, pero de 2019, 40.000 hinchas sabaleros coparon Asunción -capital de Paraguay- para ver a Colón jugar la final de la Copa Sudamericana ante Independiente del Valle. El acontecimiento fue de tal magnitud que a pesar de la derrota en los 90 minutos de partido, el Rojinegro se ganó el corazón del mundo que vio con asombro un evento que quedó grabado en la historia de los eventos deportivos.

dario genolet colon 1
En su casa, Darío Genolet habló con Aire Digital a un año del

En su casa, Darío Genolet habló con Aire Digital a un año del “Éxodo Sabalero”.

Foto: Maiquel Torcatt/Aire Digital.

El viento y los nubarrones amenazaban con complicar el espectáculo a minutos del comienzo del encuentro. Tocaban Los Palmeras y su show ya recorría los portales de todo el mundo. Sonaba el “Ae ea Soy Sabalero” y conquistaba al planeta en cada nota que se mezclaba al unísono con el cántico del público. Las cámaras recorrían las tribunas de “La Nueva Olla” en busca de emoción. De repente, uno de los tantos santafesinos regaló la escena más conmovedora de ese día. Sin quererlo, Darío Genolet se convertiría en el ícono del pueblo sabalero por ofrecer sus lágrimas al espectáculo.

A horas de cumplirse un año de aquella escena que conmueve hasta al más rudo, el protagonista de este historia rememoró en una entrevista con Aire Digital todo lo sucedido en la previa a la final y el por qué una canción que seguramente escuchó incansablemente en Santa Fe desató un vendaval de emociones en tierras guaraníes.

—¿Por qué te emocionás en el show de Los Palmeras?

—Es una historia de amor con Colón. Desde chico, los primeros partidos con mi abuelo, mi viejo, mis tíos, era un sueño desde chico ver a Colón salir campeón. Y ver el movimiento de Asunción, el viaje, la partida. Cuando salimos de acá sabíamos que iba a haber un montón de gente, pero cuando uno ve las 40.000 almas, es emocionante.

—¿Qué relevancia tiene esta experiencia para vos?

—Me voy a llevar un recuerdo inolvidable. Dicen que cuando uno se está por morir recuerda cosas, este va a ser uno de ellos. El resultado es anecdótico, a esta altura no importa. Creo que ganamos algo, hicimos una movilización histórica que ningún club hizo.

dario genolet colon 2

“No fui a la semifinal sabiendo que íbamos a Paraguay”, reveló Darío sobre cuándo empezó a tomar forma su idea de ir a alentar a Colón a Asunción.

Foto: Maiquel Torcatt/Aire Digital.

—¿Cuándo tomaste la decisión de ir a ver a Colón en Paraguay?

—Miré la semifinal solo y apenas ganamos y pasamos empezó toda la ventura para conseguir entradas. Fueron noches sin dormir para conseguir entradas hasta que conseguí a las dos de la mañana. Desperté a mi señora para pedirle la tarjeta. Después viaje con una empresa de turismo de acá (de Santa Fe). Estuve 13 horas para retirar la entrada, mi jefe me bancó el horario. Desde que terminó la semifinal en Brasil fue toda una final.

—¿Tenías confianza de que Colón iba a ser finalista?

—No fui a Brasil sabiendo que iba a ir a Asunción. Tenía que elegir, entonces estaba convencido de que iba a ir a Paraguay porque pasábamos.

—¿En qué fuiste hasta allá?

—En colectivo. Empecé a averiguar, algunos conocidos iban en auto y preferí la comodidad porque sabía que la frontera iba a ser dura. El viaje iba a ser duro y la estadía iba a ser larga. Fui solo. Estaba convencido de ir y terminé yendo.

—No te arrepentís del viaje…

—Lo volvería a hacer, no me arrepiento.

dario genolet colon 4
Darío Genolet con los colores que más ama. Una camiseta muy especial que le obsequió Marcelo Estigarriba, ex jugador del Sabalero.

Darío Genolet con los colores que más ama. Una camiseta muy especial que le obsequió Marcelo Estigarriba, ex jugador del Sabalero.

Foto: Maiquel Torcatt/Aire Digital.

—¿Pensar en ese 9 de noviembre qué es lo primero que trae a la mente?

—Me quedó en la retina y en el sentimiento la movilización de la gente. La pasión y el amor por una camiseta y unos colores. La gente que no vive fútbol no lo entiende. Tengo compañeros que pidieron los días, no se los dieron y fueron igual. Por el fútbol uno hace cosas que normalmente no haría. Uno organiza su vida en función del viaje.

—¿Qué es lo que más recordás?

—Me acuerdo de las banderas. Todo el camino con gente de Colón y con gente que no lo era pero alentaba al club. Y después ver la cancha llena. Se movía el estadio.

—¿Cuándo tomaste noción que ya recorrías el mundo por haber salido en cámara?

—Me di cuenta cuando salí del estadio y agarré señal de WhatsApp. En el partido me vi en la pantalla pero no le di importancia. Son esos momentos de la vida que nunca se olvidan y no le di importancia. Cuando salí me explotó el teléfono de mensajes. Quizás fui el icono de un movimiento de personas. Tuve la suerte de salir en la pantalla, pero nada más. Hay gente que ha hecho cosas más locas por Colón en Paraguay.

—El equipo no ganó la copa, pero algo se trajo de Asunción…

—Del subcampeón no se acuerda prácticamente nadie. Colón va a ser un campeón sin corona por lo que entregó la gente. Una manifestación de amor.

dario genolet colon 5
Marcelo Estigarribia contactó a Darío a través de un amigo y lo visitó en su casa para regalarle la camiseta del Sabalero.

Marcelo Estigarribia contactó a Darío a través de un amigo y lo visitó en su casa para regalarle la camiseta del Sabalero.

Foto: Maiquel Torcatt/Aire Digital.

—¿Qué te trajiste vos de allá?

—Esta camiseta me la regaló Marcelo Estigarribia. Me contactó por WhatsApp a través de un un periodista amigo en Asunción, vino a mi casa. Compartimos un rato a la tarde y esta camiseta es el máximo recuerdo de la final. Es la bandera de guerra de la final. La voy a llevar conmigo, va a ser mi herencia.

Embed

Fuente: Aire de Santa Fe