Connect with us

Colón de Santa Fe

«Cuando yo dirigía a Colón la gente me decía que estaba llena de fútbol»

Colón

«Cuando yo dirigía a Colón la gente me decía que estaba llena de fútbol»

Cerca de 71 años y con su capacidad reflexiva de siempre, el ex DT de Colón, Francisco Maturana, no esquivó hablar de su paso por Santa Fe y de otros temas vinculados a su extensa carrera como DT. «Pacho» puso al fútbol colombiano en boca del mundo entero. Fue el autor intelectual del histórico 5 a 0 de su selección a la Argentina en el estadio Monumental, y la condujo a los Mundiales de Italia 90 y Estados Unidos 1994, además de ganar la Copa América 2001.

Mas allá del emblemático paso por el seleccionado, el hombre de 71 años, odontólogo de profesión, trabajó en Europa siendo el único entrenador colombiano en tener ese privilegio. Real Valladolid y Atlético de Madrid lo tuvieron en sus bancos

¿Quiere seguir dirigiendo y evaluar alguna nueva propuesta o se acerca el tiempo del retiro?

Todos los entrenadores queremos seguir entrenando. Nosotros nos queremos morir en el campo de juego. Con el tiempo nos volvemos caprichositos, pero las ganas no las perdemos nunca.

Tuvo un paso fugaz como entrenador de Colón y Gimnasia La Plata en Argentina. ¿Qué pasó, por qué no le fue bien?

Yo respeto todo lo que digan de mí, pero no creo que haya sido malo mi paso por el fútbol argentino. Me sentí orgulloso de ser el primer negrito colombiano que fue a dirigir a la Argentina. No soy brasilero ni uruguayo. Entonces, un colombiano dirigiendo a Colón nunca pasó. Los entrenadores tenemos un sueño oculto, el mío es ganar. Yo miro hoy en Google cuántas veces ganó Colon una copa y todavía no lo ha hecho. Resulta que hubo gente que me criticó porque no gané nada. Pero sí gané: el cariño del hincha sabalero por la forma que el equipo jugó. Un equipo que se identificó con la ciudad. Un reconocimiento que recibo cuando viajo hacia Santa Fe, los autos paran y la gente me saluda con afecto. Cuando yo dirigí Colon ganábamos de local, perdíamos de visitante, pero el tipo del banco me decía: ‘Estoy lleno de futbol’. Nunca recibí un maltrato de la barra brava que siempre me acompañó y no me pidió un peso. Entonces, uno se pregunta ¿Cuál es el éxito?

¿Cuál es el título más importante de su carrera?

No podría elegir uno porque todos fueron importantes por diferentes motivos. Yo soy campeón con América de Cali del torneo local (1992). Gané a nivel de clubes la Libertadores con Atlético Nacional (1989) y la Copa América con la selección de Colombia (2001). Me coroné con Costa Rica en la Copa UNCAF (1999). Y en Arabia me consagré con el Al-Hilal campeón de la Recopa de Asia (2002) y de la Liga saudí (2001). Pero todos esos títulos quedan en los clubes. Yo me llevo el cariño de los hinchas. Estoy feliz y orgulloso de los jugadores que tuve. Y de todo lo que he ganado. Además, muchos de los futbolistas consagrados crecieron a mi lado. Asprilla, Rincón, Valderrama e Higuita en Colombia. Al Cholo Diego Simeone lo dirigí en el Atlético de Madrid. Al Bichi Fuertes en Colón. Es una lista larga, de alguno me voy a olvidar. A cualquiera de estos muchachos le puede preguntar por mí a ver qué le dicen…

¿La presencia de Pablo Escobar ensució el fútbol colombiano?

En el fútbol de Colombia nunca lo vi a él ni jugando ni entrenando ni queriendo ser dirigente. Era un persona rica y bandida. Nosotros supimos defender los espacios del futbol y en ningún momento Escobar intentó ser parte de la Federación Colombiana de Futbol (FCF). Simplemente era la mala imagen de los 20 millones de colombianos y en todas partes nos preguntaban por él. No creo que haya ensuciado al fútbol colombiano porque no era parte de él. Ensució a todo el país porque a los que salían de Colombia se les preguntaba por Escobar. A los abogados, futbolistas, entrenadores, médicos se le preguntaba por Pablo y ninguno de ellos era traficante como él. Yo no tengo la certeza de que le haya dado un aporte económico al fútbol local. Nunca lo sentí de esa manera. Dicen que los fantasmas asustan más de lejos que de cerca. Se crean leyendas más de lejos que de cerca. En este país, no existe un club en el que Pablo Escobar le haya dado dinero…

¿Por que una vez declaró que no pudieron evitar los tentáculos de los carteles de la droga?

Es que todo el país estaba tocado por esa situación. Eso no significaba que todos eran drogadictos. En esa época, todo aumentó porque los narcotraficantes compraban todo. Por ejemplo, si había un vecino que compraba un Lamborghini, el otro quería un Ferrari, porque había competencia y los narcotraficantes querían comprarlo todo. La gente normal también. A los futbolistas, en su momento, los narcotraficantes les hacían regalos. Yo estuve en Arabia Saudita y pasaba lo mismo. Había grandísimos jugadores a los cuales el jeque les brindaba todas las comodidades. Les compraba todo para tenerlos cerca y conformes. Eso mismo sucedía con los narcotraficantes, querían ser amigos de los futbolistas. Eso no significaba que los deportistas eran narcotraficantes también, sino que se prestaban a estar un rato con ellos, jugaban unos partidos, se tomaban fotos y se iban. O, en su defecto, les presentaban dos o tres modelos y hacían sus fiestas. Pero no estaban todos dentro de una misma bolsa.

¿De qué manera afectará la pandemia al fútbol?

Yo he aprendido que el fútbol que está hecho usted lo puede analizar, con videos y libros. Pero el fútbol de futuro no existe. Porque lo hacen los jugadores mas sus circunstancias. No sé cuáles serán las circunstancias de cada uno de ellos. Yo sé las mías y, la verdad, no sé qué pasará con el fútbol…

Fuente: SOY Deportes

Dejá tu comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas sobre Colón

To Top