Connect with us

Colón de Santa Fe

De casi irse a héroe para ser finalista

Colón

De casi irse a héroe para ser finalista

 

 

Leonardo Burian
Colón
Final
Copa Sudamericana 2019

Necesito irme”. Leonardo Fabián Burian (así, sin tilde) se plantó ante los dirigentes de Colón. Era junio, antes de empezar la pretemporada. “Era una situación personal mía, nada inherente al club. Por unos problemas de mi señora, sumado a que como extranjero la situación del país es complicada”, recuerda hoy el uruguayo (35 años), y una sonrisa se le dibuja en su boca. Porque el resto es historia sabida: el arquero, héroe en los penales ante Argentinos (octavos) y Mineiro (semi) fue artífice de que Colón hoy esté a 90 minutos de ganar su primer título internacional, la Copa Sudamericana.

Estaba con un pie afuera y hoy estoy jugando la final de la Copa Sudamericana. Es lo lindo del fútbol, que es dinámico. Y hay que disfrutarlo y valorarlo. Porque hay futbolistas con mucho más recorrido que el nuestro que nunca tuvieron la posibilidad de jugar una final así”, destaca en un mano a mano con Olé.

-¿En qué momento decidiste ser arquero y por qué?

-De niño. A diferencia de aquellos chicos a los que los mandan al arco porque no juegan en bien, a mí siempre me gustó ir al arco, me sedujo el puesto y atajaba con mis amigos.

-¿En quién te reflejabas?

Me gusta mucho Buffon, desde siempre. En Nacional lo tuve a (Gustavo) Munúa, yo estaba en Juveniles y él era un referente. También tengo gustos por Ster Stegen, de los mejores en este momento.

-Y cuando mirás para atrás, ¿qué sacrificio valorás?

-Los primeros guantes, de una. Me acuerdo, eran unos rojos, de una marca alemana, lo valoro porque mi viejo hizo un sacrificio enorme para comprarlos, un par profesional era muy caro y tenía yo 11 años, justo cuando empecé en Nacional. Y después están los momentos en los que no te toca jugar seguido como titular, que se sufre entrenar toda la semana y no atajar el domingo. Y hay que ser fuerte de la cabeza ante esas situaciones.

x

-¿Cómo se ve Colón desde el arco?

-Bien, es un equipo que fue mejorando. Hoy esta mucho más sólido de lo que eramos un par de meses atrás. El equipo fue agarrando confianza, a partir de los resultados. Se siente más seguro. El feeling con la gente cambió, está más contenta y apoya. Y todo eso reconforta y hace el día a día más llevadero.

-¿Por qué Colón es finalista?

Por sacrificio, humildad, nunca bajar los brazos, sobre todo en momentos complicados como en Brasil. En el primer tiempo no podía creer la cantidad de situaciones que habíamos tenido en contra. Veía el tablero electrónico y no pasaban los minutos: iban 20 y parecía que habíamos jugado una hora. “Chau, este partido va a ser un karma”, pensaba. Pero después del vendaval, el equipo sacó lo que demostraba, esa jerarquía, esas ganas de jugar e ir a buscar los partidos en cualquier cancha. Y llegamos a la final por el sacrificio y por todo lo que hemos hecho.

-¿Fue ese el peor momento de la copa?

-Fue difícil pero creo que la serie en que la tuvimos más complicada fue el partido con Argentinos. Una serie muy pareja, inclusive perdimos en Santa Fe. Y tuvimos que salir a jugarnos todo en La Paternal y ése fue uno de los mejores partidos nuestros. Fue una serie de quiebre en la que nos dimos cuenta de que estábamos para pelear algo importante en la Copa.

-Justo dos series en las que el equipo se impuso por tus atajadas en los penales. ¿Se trabaja eso?

Se trabaja, se analizan pateadores, se ven videos pero creo yo que es mucha intuición de los arqueros. Por más que lo entrenes, es muy del momento. Igual, yo creo que todo equipo para llegar a una final depende de tres o cuatro pilares: el 9, algún volante o un 5… Por supuesto que el arquero tiene que andar bien porque jugás contra rivales de mucha categoría, contra planteles que manejan presupuestos de 80.000.000 de dólares y hay partidos que la vas a pasar mal y necesitás que esos jugadores y los referentes te respondan. Y tengo compañeros que han respondido muy bien.

x

-Todos ellos te eligen como la figura, ¿vos a quién elegirías?

-Somos varios… El Pulga, por lo que genera en el plantel y en la gente, en lo que es como persona en el día a día y por lo que es como jugador adentro de la cancha, principalmente. Estigarribia también: de tremenda trayectoria, ha jugado en Europa y tiene una humildad tremenda, es un tipo normal. Fritzler, otro que jugó en Europa, que no viene jugando ahora pero estuvo en el arranque contra Municipal y jugó muy bien contra Argentinos. A esos tipo de jugadores hay que tenerlos en cuenta por estar donde estamos.

-¿Y el sábado quién se va a lucir?

Mientras ganemos, ¡que sea cualquiera! Si me das a elegir, prefiero evitar los penales. Es muy difícil patear o atajar en esa instancia. El jugador se juega prestigio a nivel deportivo, hay muchos intereses de los hinchas, también intereses económicos. Y no siempre gana el que lo merece. Es difícil enfocarse, tenés que ser un jugador que no siente la presión.

-¿Te acordás del instante después de que se clasificaron a la final en el Mineirao? Atajaste el penal y…

-Fue tremendo, hasta el día de hoy me mandan algún video o algún relato y a veces me pongo a llorar en casa, a lagrimear. Fue muy emocionante, yo de perder a mi hermano, en la semana previa el Pulga había perdido al papá… Me acordé de mis hijos, de mi familia, de mi señora, se te pasa todo por la cabeza en ese momento: alegría, tristeza, te descargás. Saltaba, me reía, lloraba un rato, me abrazaba. Es difícil de explicar, no tomábamos dimensión de o que habíamos logrado.

-Y ahora, ¿qué sigue?

-Y… La gente generó una movida muy grande para viajar. Hay gente que vendió hasta la moto para venirse hasta Paraguay. Todo lo extrafutbolístico suma pero hay que enfocarse en que es un partido sin favoritos. El rival también tiene su méritos por haber llegado hasta acá. Me gusta que sea un partido único, aunque, lógico, hay que tomar más precauciones, porque no tenés margen de error. Y vamos a tratar de jugar como hasta ahora: dejando todo, convencidos de que la queremos ganar y terminar el año, si Dios quiere, con una estrellita en el escudo.

-¿Qué creés que tu hermano te diría en este momento?

-Y… Estaría contento. No nos veíamos seguido por la distancia pero siempre me seguía, me mandaba algún mensajito, un videito, me puteaba un poquito también, ja, ja… Lamentablemente, una pérdida te hace unir más y empezás a valorar otras cosas. Cuando le iba bien a uno, los otros cuatro hermanos estábamos ahí saludando. Y donde esté, seguramente estará contento.

Fuente: Olé

Dejá tu comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas sobre Colón

To Top