Connect with us

Colón de Santa Fe

El “Cementerio de los Elefantes” cumple 74 años: el hogar donde Colón escribió leyendas

Colón

El “Cementerio de los Elefantes” cumple 74 años: el hogar donde Colón escribió leyendas

“Hogar es donde habita el corazón”, es una cita célebre de Cayo Plinio Cecilio Segundo, más conocido como “Plinio el Joven”, quien fue un abogado, escritor y científico de la antigua Roma. Para un aniversario más de la actual casa sabalera, sin dudas que esta es la frase que representa el hogar de los hinchas de Colón, un lugar que el paso del tiempo le construyó un mote de leyenda y épica, derribando “elefantes” y sembrando epopeyas que se mantendrán intactas con el paso de las generaciones rojas y negras. El 9 de julio de 1946, Colón volvía a tener una cancha en la cual disputar sus cotejos de local, sin saber que en el futuro este lugar se convertiría en el plano terrenal donde forjaría sus triunfos más memorables.

image.png
Los capitanes de Colón y Boca entregan sus presentes previo a la realización del match inaugural del Estadio.

Los capitanes de Colón y Boca entregan sus presentes previo a la realización del match inaugural del Estadio.

Las canchas anteriores image.png
Viejo estadio de Colón, ubicado en inmediaciones de la vieja Estación Mitre.

Viejo estadio de Colón, ubicado en inmediaciones de la vieja Estación Mitre.

Su historia tan solo representa una parte de la vida de Colón. Su primer estadio, fue un terreno baldío situado entre las calles Moreno y Córdoba (actualmente la calle Juan De Garay) y era conocida por todos los de la zona como “El Campito”. Allí permanecería hasta el año 1922, siendo fiel testigo de los comienzos de Colón, por aquellos niños en edad escolar que en un principio querían medirse con niños de otros establecimientos, y luego se toparon con los trámites de una institución seria, compitiendo en la Liga Santafesina. La construcción del Puerto de Santa Fe, cambió para siempre la fisionomía de aquel lugar, por lo que se hizo necesaria una nueva locación.

image.png
Los capitanes de Boca y Colón posan con la terna arbitral el 9 de julio de 1946, día de la inauguración de la cancha actual.

Los capitanes de Boca y Colón posan con la terna arbitral el 9 de julio de 1946, día de la inauguración de la cancha actual.

Aquí entra en la historia la segunda cancha, que se ubicó en la manzana comprendida entre las calles Moreno, Zavalla, San Juan y Corrientes, en el Barrio “Sunchales”, en inmediaciones de la ex Estación del Ferrocarril Mitre. El lugar fue inaugurado el 17 de agosto de 1922 en un amistoso entre el conjunto sabalero y un combinado de la Liga Salteña de Salto, de la República Oriental del Uruguay. Este partido finalizó empatado a dos tantos, por lo que tres días más tarde jugaron el desempate, que ganó Colón por 1 a 0. Permanecería allí hasta el 16 de marzo 1938, donde fue desalojado al no hacer efectiva la deuda que poseía.

El nacimiento del Cementerio

Casi dos meses más tarde, más precisamente el día 6 de mayo de 1938, se hace efectivo por Asamblea Extraordinaria la compra del terreno actual, ubicado en el Barrio Centenario. Un año más tarde, el 27 de febrero de 1939, se concede un crédito de $10000 para la nueva cancha, su lugar definitivo en el mundo: aquel donde puso de rodillas al bicampeon mundial Santos, con el mejor jugador del mundo en aquel entonces -Pelé-, y también albergó a Diego Armando Maradona y a Lionel Messi, los máximos exponentes del fútbol argentino de todos los tiempos.

La venta de varios jugadores durante la década del ’40, posibilitó bajo la presidencia de Francisco Ghiano, la construcción y realización de un sueño: el de nuevamente poder contar con un estadio propio.

El hogar actual de Colón y el cambio de nombre
image.png
Marco imponente en el Estadio de Barrio Centenario. Se llamó

Marco imponente en el Estadio de Barrio Centenario. Se llamó “Eva Perón” hasta el año 1956, donde el nombre fue reemplazado por el de “Brigadier Estanislao López”.

El Estadio “Eva Perón” (en honor por su apoyo en la afiliación a AFA además de la gestión de diversos subsidios que beneficiaron al club), sería inaugurado siete años más tarde de la adjudicación de los terrenos, el 9 de julio de 1946, en un encuentro disputado entre Colón y Boca Juniors, ante más de 10 mil personas en el Estadio y muchas más en los alrededores de las instalaciones. Entre esos años, Colón hizo de local en el estadio de Gimnasia y Esgrima de Ciudadela, por lo que existe un cariño y un vínculo imborrable entre ambas instituciones. Diego Meloni, uno de los integrantes del Equipo de Investigación Histórica del Club Atlético Colón, determina que hay más terrenos de juego donde el conjunto sabalero se desempeñó como local, y están en proceso de recolección de documentos para probar dichas locaciones, por lo que la historia de los lugares donde el Club estuvo presente aún arroja más sorpresas por descubrir.

image.png
Marco imponente en el Estadio de Barrio Centenario. Se llamó

Marco imponente en el Estadio de Barrio Centenario. Se llamó “Eva Perón” hasta el año 1956, donde el nombre fue reemplazado por el de “Brigadier Estanislao López”.

Tras la prohibición impuesta por la dictadura autodenominada “Revolución Libertadora” con el Decreto Ley N°4161, en el año 1955 pasó a llamarse “Brigadier General Estanislao López”, nombre que mantiene aún hasta nuestros días junto con el apodo de “Cementerio de los Elefantes”; nacido el 10 de mayo de 1964 tras la epopeya frente al Santos de Pelé, venciéndolo por 2 a 1 en lo que se considera a nivel nacional como una de las mayores hazañas del fútbol argentino, teniendo en cuenta el nivel del rival, que venía de ser bicampeón del mundo y tricampeón local, acumulando un invicto de 43 partidos previo al duelo con el conjunto sabalero.

El dato: 4 años con la cancha invicta

El Estadio Eva Perón estuvo invicto durante más de cuatro años y medio por encuentros oficiales, entre el 9 de mayo de 1948 hasta el 8 de diciembre de 1952, fecha en la que Colón pierde 2 a 1 ante Quilmes. Aquella derrota significó la primera en condición de local por torneos oficiales de AFA.

¿Por qué, Cementerio de los Elefantes?
image.png
10 campeones del mundo, 13 campeones de América y hasta la Selección Argentina, cayeron ante Colón en el Estadio Brigadier López, contabilizando tiempo de juego y tandas de penales.

10 campeones del mundo, 13 campeones de América y hasta la Selección Argentina, cayeron ante Colón en el Estadio Brigadier López, contabilizando tiempo de juego y tandas de penales.

El “Cementerio de los Elefantes” posee un registro más que particular, que enaltece al máximo su mote. Ha puesto de rodillas (en 90 minutos o tandas de penales) a 10 equipos que fueron campeones del mundo: Santos, Olimpia, Peñarol, Racing, Boca, River, Independiente, San Pablo, Estudiantes y Vélez. Además, son 13 los equipos si sumamos a los campeones de Copa Libertadores: Argentinos Juniors, San Lorenzo y Atlético Mineiro. También debe sumarse la histórica victoria a la selección argentina, a la cual venció el 7 de septiembre de 1964 por 2 a 0.

Sus remodelaciones más estructurales
image.png
Todas sus remodelaciones le permiten al Brigadier López en la actualidad una capacidad de 40 mil personas.

Todas sus remodelaciones le permiten al Brigadier López en la actualidad una capacidad de 40 mil personas.

El Brigadier López sufrió tres remodelaciones estructurales en 1978, 2001 y 2011 (las últimas dos, las más sustanciales), lo que posibilita una capacidad actual de 40 mil espectadores, siendo una infraestructura única en la ciudad capaz de albergar esta cantidad de público.

La construcción de los cimientos, columnas y encofrados de la platea Este alta comenzó a principios del año 2000. Luego se siguió con las escaleras y con los accesos a la tribuna y a la bandeja. Se construyeron además nuevos vestuarios. En febrero del 2001, Colón comenzó con el armado de la bandeja Este, la colocación de los “premoldeados” y empieza a cavarse la zanja “Foso” del sector Este. Luego se retiraron las viejas columnas de iluminación del sector Este. Por último, se reemplazaron con una pasarela donde iría colocado el nuevo sistema de iluminación. El sector “visitante” dejó de estar ubicado en la parte Este, pasando a ocupar el sector sur. Lo último que se realizó fue la ampliación de palcos y plateas del lado Oeste, se realiza la “extensión” de los palcos balcón y se retiran las columnas de iluminación de dicho sector para ser reemplazadas por el nuevo sistema de iluminación. Las obras finalizaron en el año 2001, para su reinauguración el 25 de agosto de ese año. En 2011 se agregó una nueva tribuna en el sector norte, por encima de la tribuna popular, con motivo de la Copa América que tuvo a nuestro país y a la capital santafesina, como sedes del evento.

El año pasado, cerró el segundo anillo del estadio en el sector sur, que da de cara al Fonavi Centenario, modificando su capacidad para poder albergar hasta 40 mil personas.

El “Cementerio”; motivo de orgullo para los hinchas de Colón
image.png
En 2003, el Río Salado castigó duramente al Estadio Brigadier López, que facilitó el escurrimiento posterior de las aguas y conteniendo un mayor nivel del agua en sus instalaciones.

En 2003, el Río Salado castigó duramente al Estadio Brigadier López, que facilitó el escurrimiento posterior de las aguas y conteniendo un mayor nivel del agua en sus instalaciones.

En 2003, el “Cementerio” venció también a las aguas del Río Salado que lo castigaron muchísimo, sirviendo de gran ayuda al Barrio Centenario, facilitando el escurrimiento posterior de las aguas y conteniendo un mayor nivel del agua en sus instalaciones. Sin lugar a dudas, un símbolo de orgullo ante lo que significó una real catástrofe para la ciudad. Tras esto, Colón surgió de sus cenizas, haciéndole honor a la frase que el club compartió en el último aniversario de la inundación: “El agua se llevó todo, menos el sentimiento”.

El nombre del estadio cambió tras el paso del tiempo. También, de aquellos viejos tablones de madera, surgieron las estructuras enormes de cemento, y las viejas torres de iluminación dieron lugar a las modernas luminarias con el paso de los años. Pero hay algo que jamás pudo modificarse en el Estadio ubicado en Bv. Zavalla y la Avenida Juan José Paso: el amor incondicional de sus hinchas, que vieron pasar en su casa definitiva a gigantes que acabaron de rodillas, tras caer derrotados por los colores rojo y negro.

Fuente: Aire de Santa Fe

Dejá tu comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas sobre Colón

To Top