El Colón de Domínguez: orden y practicidad | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

El Colón de Domínguez: orden y practicidad

Sin dudas que la llegada del “Barba” en su segundo ciclo actuó como un fertilizante en el plantel Sabalero. Un abono de orden y confianza para un equipo revitalizado con casi los mismos intérpretes. Es que ese Colón que deambuló por el campeonato argentino desde la final perdida en Asunción de la mano de Pablo Lavallén y luego con Diego Osella no llegó a cambiar nunca el chip. No detuvo su caída en ese tobogán implacable de los equipos condenados, porque golpeado y maltrecho, herido mentalmente, se dedicó a perder y perder, derrumbando su estructura y con pocas señales de recuperación.

Un equipo que aún mereciendo más, se quedaba con las manos vacías. Un equipo que empezaba a perder cuando se subía al micro para jugar de visitante. Un equipo sin gol. Un equipo esforzado y sufrido, sin recompensa en cada final de partido.

Newell´s – Colón [4-0] | GOLES | Superliga Argentina Fecha 21 | FOX Sports

Colón perdió mucho más que una final aquel recordado 9 de Noviembre del que se cumplirá en breve su primer aniversario. También perdió su norte y se descompuso la brújula. Ese duelo necesario demoró más de la cuenta y pareció haber aprovechado el parate obligado por la Pandemia para terminar de digerirse y transformarse en una nueva plataforma de partida.

Resumen completo | Independiente del Valle 3-1 Colón de Santa Fe | FINAL SUDAMERICANA

Eduardo Domínguez con tres o cuatro días de trabajo consiguió mucho más de lo que pudieron hacer con más tiempo sus antecesores. Dentro de lo intangible que resulta esta aseveración está la realidad de aquel primer y único partido disputado bajo su segundo mandato con victoria frente a Central en Arroyito. Pues siete meses después y sin competencia oficial, Colón mostró en sus ensayos amistosos una fisonomía de equipo mejor plantado y más seguro. No tiene que ver con los resultados ante el mismo Central o Atlético Rafaela sino con el rendimiento que dejó entrever la idea que se quiere plasmar dentro del campo de juego.

La receta parece no haber cambiado mucho de aquella primera etapa: orden para defender, ocupación de los espacios con jugadores solidarios y juntos, con poder de resolución en ataque para lo mucho o poco que se genere en ofensiva. Una defensa con tres zagueros con oficio, duros y competitivos en el juego aéreo: Olivera, Bianchi y Delgado (puede ser Piovi también o Facundo Garcés que asoma); laterales volantes veloces y dispuestos para el ida y vuelta: Vigo y Escobar (puede ser Delgado también); un volante central con dos internos que reciben apoyo de los laterales volantes: Lértora, Aliendro y Facundo Farías, una aparición fresca de las canteras (aquí pueden pedir pista Pierotti, Bernardi o Góez, el colombiano que llegó como refuerzo); con dos delanteros como Chancalay y Morelo sin olvidar que afuera quedan nombres de la talla del Pulga Luis Rodríguez, Brian Fernández, Viatri o Sandoval.

Resumen de Colón SF vs Rosario Central (4-1) | Amistoso de pretemporada

Sin la necesidad ni la urgencia de engordar el promedio Colón se plantea nuevos objetivos futbolísticos en el torneo de transición que se viene. Impregnado de la impronta sobria y competitiva de Domínguez, sin brillos ni estridencias pero con la seriedad de una idea que lo muestra nuevamente revitalizado. Las pruebas arrojaron señales positivas pero todo el mundo Colón sabe que la historia se escribirá a partir del 30 de Octubre con el regreso de la competencia oficial.

Fuente: Aire de Santa Fe