Connect with us

Colón de Santa Fe

El día que la leyenda comenzó, y continuó para siempre: a 56 años de la victoria de Colón al Santos de Pelé

Colón

El día que la leyenda comenzó, y continuó para siempre: a 56 años de la victoria de Colón al Santos de Pelé

“Si quieres alcanzar lo imposible, debes intentar lo absurdo”, diría Miguel de Cervantes, creador de “El Quijote de la Mancha”, una de las obras más importantes de la literatura hispana. Sin lugar a dudas, hay un antes y un después luego de este partido. Por la forma, por el rival, por el contexto previo, y porque esta victoria se ubica entre una de las epopeyas más rutilantes en la historia del fútbol argentino y uno de los hitos deportivos más grandes de la provincia de Santa Fe.

“@santosfc le había ganado a todos y cuando fuimos ahí, perdimos. De ahí en adelante todos empezaron a llamar la cancha como ‘Cementerio de los Elefantes'”⚫°@pele recuerda el partido que @colonoficial derrotó al Peixe y marcó un hito en su historia y en el fútbol sudamericano°°#futbol #pele #orei #brasil #santos #peixe #colon #santafe #

View this post on Instagram

“@santosfc le había ganado a todos y cuando fuimos ahí, perdimos. De ahí en adelante todos empezaron a llamar la cancha como ‘Cementerio de los Elefantes'”⚫ ° @pele recuerda el partido que @colonoficial derrotó al Peixe y marcó un hito en su historia y en el fútbol sudamericano ° ° #futbol #pele #orei #brasil #santos #peixe #colon #santafe #

A post shared by Aire De Santa Fe (@airedesantafe) on Apr 23, 2020 at 5:22am PDT

Colón no volvió a ser el mismo, definitivamente, luego del 10 de mayo de 1964. El Brigadier López no volvió a ser el estadio que era, y sus hinchas no volvieron a ver este lugar, inaugurado el 9 de julio de 1946, de la misma manera. Lo absurdo se convirtió en épico, lo imposible se hacía realidad. Todo cambió, el mundo sabalero se modificó, el primer elefante se desplomó, el “Cementerio de los Elefantes” nació.

A 56 años de la victoria ante el Santos de Pelé, la leyenda continúa y se agiganta cada vez que se recuerda la epopeya: un equipo que militaba en la Primera B -y había jugado el día anterior-, venció a las estrellas brasileñas del Santos, parando las rotativas de los diarios y convulsionando deportivamente a un club para toda la eternidad. “O Rei” Pelé se quedó sin corona en Santa Fe, al menos por unos instantes, porque se la sacaron en Barrio Centenario.

image.png
Pelé, y a su izquierda "Motoneta" López, fallecido en abril del año pasado.

Pelé, y a su izquierda “Motoneta” López, fallecido en abril del año pasado.

Aquel equipo recientemente ascendido por reestructuración junto con otros siete equipos a la 2° Categoría del fútbol nacional se enfrentaba a un verdadero monstruo futbolístico: campeón intercontinental y de América por duplicado de manera consecutiva, por triplicado en el campeonato local, y un invicto de 43 partidos sin conocer la derrota.

Santos aumentaba sus arcas realizando diferentes giras -entre ellas esta – donde venció 3 a 2 a Godoy Cruz; 2 a 1 a Talleres; 4 a 3 a Boca; y 2 a 1 a Racing-, mostrando su alto nivel deportivo ante los rivales de turno.

image.png
Pelé, rodeado por hinchas de Colón al lado del jugador sabalero Luis López.

Pelé, rodeado por hinchas de Colón al lado del jugador sabalero Luis López.

Gylmar, Lima, Modesto, Joel, Giraldinho, Almir, Zito, Peizinho, Coutinho, Pepe y Pelé, eran los once que arrancaron aquella tarde en Barrio Centenario. Tan solo 5 meses antes, gran parte de este equipo era campeón del mundo tras vencer al Milan en el desempate de la Copa Intercontinental en el Estadio Maracaná, el 16 de noviembre de 1963. Eso era el Santos: un equipo de primerísimo nivel mundial, que tenía entre esos once iniciales a cinco campeones del plantel que obtuvo la Copa Mundial de la FIFA vigentes en Chile 1962. Se podría decir tranquilamente, que Colón se enfrentó a media selección brasilera, bicampeona mundial de forma consecutiva ya que también obtuvo el titulo en Suecia 1958, con el dato adicional de que Pepe y Pelé previamente formaron parte de esa consagración.

image.png

Un seguro bastante oneroso, y 2.597.460 pesos -la recaudación completa del encuentro-, fueron los motivadores económicos fundamentales para que el encuentro se llevara a cabo, en motivo del 59° aniversario del club rojinegro.

El contexto previo era totalmente desfavorable para Colón: jugó ante Platense 24 horas antes de este encuentro trascendental. Cayó por 2 a 0, por la 3° fecha del Campeonato de Primera B. El DT era José “Chengo” Canteli, wing entre los años 1948 y 1952 del conjunto rojinegro. El entrenador, les dijo estas palabras a los jugadores en la previa del duelo ante Pelé y compañía:

“Hagan lo imposible para no pasar vergüenza, ¿les tienen miedo? Son once contra once, pero si ellos no hacen goles y nosotros sí, vamos a ganar”.

Crónica de la epopeya
image.png

En la tarde nublada del domingo 10 de mayo de 1964, las tribunas rebosaban de gente. Las crónicas de la jornada indicaban que había cinco mil personas más en torno a la capacidad que podía alojar el Brigadier López.

image.png

En el comienzo del encuentro, la marca férrea de los sabaleros neutralizó durante todo el encuentro a los brasileros con un claro 4-2-4 dinámico que intentaba equiparar las fuerzas, pero de todas maneras, Pelé abrió el marcador a los 37 minutos, tras una pared con Coutinho. De esta manera, el Santos se iba al descanso con una ventaja de 1 a 0, que no dejaba tan mal a los sabaleros. Esta presunción de igualdad de fuerzas ante los calificados jugadores del Santos fue la clave para que en el segundo tiempo, el conjunto sabalero salga parado con una cara ofensiva que lo llevaría a la gloria eterna. Los jugadores del Santos eran absolutamente superiores en calidad futbolística de mitad de cancha hacia adelante, pero mostraban ciertas debilidades en el fondo que el conjunto sabalero aprovechó.

image.png

A los seis minutos de la segunda parte, la historia comenzó a escribirse con tinta de leyenda: Serenotti encaró y Fernando López estableció la igualdad. La marca férrea de los jugadores sabaleros continuó, esperando la oportunidad pero sin desordenarse temiendo la calidad de los futbolistas rivales.

image.png
Serenotti encaró y Fernando López estableció la igualdad a los 6 minutos del segundo tiempo.

Serenotti encaró y Fernando López estableció la igualdad a los 6 minutos del segundo tiempo.

De esta manera, llegó el minuto 42 del segundo tiempo, en el cual la historia del club de Barrio Centenario cambiaría para siempre. Desde el sector derecho del campo, “Motoneta” López le envió un centro a Demetrio, el “Ploto” Gómez -que había entrado por Broggi-, estableciendo el 2 a 1 final y reventando la lógica en un millón de pedazos. De esta manera, se consumaba una de las hazañas más grandes en la historia del deporte santafesino y el fútbol argentino.

image.png

Una vez más en el fútbol, el resultado se escribió dentro de la cancha, donde los prestigios quedan enterrados ante una cantidad de goles superior en los noventa minutos. Colón consumaba la hazaña más importante de su historia, venciendo al mejor equipo del mundo en ese momento, y uno de los más recordados en la historia de este deporte. Colón paralizó las almas del Brigadier, la de sus simpatizantes en la ciudad y también las redacciones e impresiones de los diarios, aturdidos por el cimbronazo histórico de un resultado tan inesperado en la previa.

El periodista santafesino Ángel Gutiérrez le dio la denominación permanente, a un Estadio que albergó la victoria de un puñado de futbolistas humildes contra una manada de elefantes. El “Cementerio” adquirió a lo largo de los años -y también de las victorias “imposibles”-, un mote verídico que cada día se hace más épico: el que cada equipo grande que juega un partido allí ante Colón, se vuelve con las manos vacías.

El “Cementerio de los Elefantes” posee un registro más que particular, que enaltece al máximo su mote. Ha puesto de rodillas (en 90 min. o tandas de penales) a 10 equipos que fueron campeones del mundo: Santos, Olimpia, Peñarol, Racing, Boca, River, Independiente, San Pablo, Estudiantes y Vélez. Además, son 13 los equipos si sumamos a los campeones de Copa Libertadores: Argentinos Juniors, San Lorenzo y Atlético Mineiro. También debe sumarse la histórica victoria a la selección argentina, a la cual venció el 7 de septiembre de 1964 por 2 a 0. El “Cementerio de los Elefantes” posee un registro más que particular, que enaltece al máximo su mote. Ha puesto de rodillas (en 90 min. o tandas de penales) a 10 equipos que fueron campeones del mundo: Santos, Olimpia, Peñarol, Racing, Boca, River, Independiente, San Pablo, Estudiantes y Vélez. Además, son 13 los equipos si sumamos a los campeones de Copa Libertadores: Argentinos Juniors, San Lorenzo y Atlético Mineiro. También debe sumarse la histórica victoria a la selección argentina, a la cual venció el 7 de septiembre de 1964 por 2 a 0.

Debido a la agitada agenda del conjunto brasilero, no podía darse una revancha hasta el año 1965. “Con la sangre en el ojo”, Santos quería jugar la revancha de cualquier manera, a cualquier costo. El presidente de la institución sabalera en aquel entonces, Ítalo Giménez, reconoció tiempo más tarde que le ofrecieron la recaudación de la hipotética jornada, que se disputaría en el Estadio Maracaná además de un cheque en blanco.

image.png
Ítalo Giménez, presidente de la institución en 1964 y gran responsable de la negativa por la revancha.

Ítalo Giménez, presidente de la institución en 1964 y gran responsable de la negativa por la revancha.

El conjunto sabalero podría haberse hecho las tribunas y comprar un plantel entero para ascender a la ansiada Primera División con la posible suma de dinero a conseguir, pero las leyendas no se pueden vender, y los mitos no tienen precio, por lo que la elección de no disputar un segundo encuentro, colocó en la posteridad la hazaña sabalera. Al año próximo, Colón conseguiría el ascenso a Primera División y empezaba a codearse con los equipos de la elite del fútbol argentino. Luego llegaron otras victorias históricas, que reforzaron el mito del estadio y la clásica frase que los hinchas sabaleros colocan en todo tipo de elementos partidarios: la leyenda, continúa.

La leyenda del Cementerio de los Elefantes

La síntesis de aquel encuentro histórico

Colon: Juan Luis Pérez; Larpín, Bareiro, Poncio y Ediberto Pérez (Ceballos); Broggi (Gómez), Cilenio López, Cabaña y Serenotti (García); Luis López y Fernando López. DT: José Canteli.

Santos: lo hizo con Gilmar; Lima, Modesto, Joel (Mauro) y Giraldinho: Almir (Rossi) y Zito (Ismael); Peizinho (Dorval), Coutinho, Pelé y Pepe. DT: Luis Alonso (“Lula”).

P.T.: 37 minutos gol de Pelé, para el Santos. S.T.: 6 minutos gol de Colón, F. López. 42 minutos gol de Colón, Demetrio Gómez.

Cambios en el segundo tiempo, en Colón, Gómez por Broggi. A los 34 minutos en el Santos, Ismael por Zito colocándose Lima como N° 5. Dos minutos después Rossi por Almir. Luego, en Colón, García por Serenotti.

Recaudación: $ 2.597.460.

Fragmentos de “Fuimos Héroes” emitido por Fox Sports

Fuimos Heroes Colon [Parte 1]

Fuimos Heroes Colon [Parte 2]

Fuente: Aire de Santa Fe

Dejá tu comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas sobre Colón

To Top