El Gobierno y la AFA buscan pantalla para el fútbol | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

El Gobierno y la AFA buscan pantalla para el fútbol

En un denodado esfuerzo por mantenerlas bajo la superficie, acaso porque la actualidad no invita a nuevos debates sobre temas incómodos, el Gobierno, la AFA y varias de las empresas de medios más poderosas del país empezaron a acelerar reuniones y negociaciones para avanzar con algo que para los clubes ya se convirtió en un problema: qué hacer con la mitad de los derechos televisivos del fútbol argentino que tiene Disney, en una suerte de limbo después de que diferentes organismos de Estado objetaran la fusión Fox/Espn.

La mesa de reuniones para destrabar esta situación tiene tres partes: la del Gobierno, encabezada por Máximo Kirchner y continuada por Massa y el ministro Matías Lammens; la de la AFA, a través de Claudio Tapia, Pablo Toviggino y Marcelo Tinelli; y la de las diferentes empresas televisivas que buscan quedarse o entrar. Las tres partes con las que habló PERFIL reconocen algo: desanudar el conflicto es mucho más complejo de lo que todos preveían. Hay poder, mucho dinero, tecnicismos y amenazas judiciales. “Está todo tan enredado que nada se resuelve fácil”, grafican.

Una de las personas que aparece en el medio de este enredo es Agustín Pichot, quien acercó varios grupos interesados en participar del negocio del fútbol televisado. El ex capitán de Los Pumas tiene vínculos con dos de las tres partes de esa mesa de negociación: está asociado desde hace una década con ESPN y siempre se mantuvo cercano a Massa desde que empezó a participar en la arena política.

Pichot lleva y trae posibles compradores, aunque ninguno consigue convencer ni desde lo económico ni desde lo político. Hay otros que se acercaron por su cuenta, avisados de que la mitad de la televisación del fútbol argentino podría quedar vacante. El Grupo Clarín, el Grupo Indalo de Cristóbal López, el Grupo América de Daniel Vila, y el de Alberto Pierri (dueño de Telecentro y Canal 26) son los conglomerados que ya esbozaron algún interés. Vila y Clarín lo desmienten. En Indalo, lo relativizan.

Nacionales o importados. Las diferentes reuniones en las que se explica y detalla cómo funciona el negocio terminan casi siempre en una conclusión inequívoca: son pocos los grupos nacionales que tienen la solidez económica para entrar. Disney ya avisó que si debe desprenderse de Fox Sports (una pantalla que tiene los derechos del fútbol argentino pero también los de la Champions y la Copa Libertadores) no regalará nada: fijó a esa señal en 300 millones de dólares. 

El cartel de venta y esa tasación en dólares es lo que les da ventaja a las empresas extranjeras: ya sea Turner para quedarse con el 100% de los derechos,  o la española MediaPro para conseguir lo que no pudo en 2017. Por una cláusula (“mecanismo de solidaridad”) firmada hace tres años, Turner puede quedarse con el otro 50% por el solo hecho de pagar la cuota de junio que Disney adeuda. Sería una traición desde el sentido común, pero ajustado al contrato vigente.

Desde el punto de vista político, hay algunos factores que traccionan a favor de grupos nacionales, pero siempre con asteriscos en formas de pregunta: ¿para qué, quién y cómo? Siempre sobrevuela la idea de que la Televisión Pública emita dos o tres partidos por fecha. Un Fútbol Para Todos bajas calorías, un modo de albertismo futbolero.

Discursos. Las cadenas, quizás para ahuyentar a posibles interesados, aseguran que el costo operativo para transmitir fútbol es de 600 millones de pesos por mes. La publicidad recaudada representa menos de 100 millones, y por el pack fútbol entran alrededor de 300 millones. Sin embargo, en AFA no creen en esos números, a los que definen como “un cuento” de las empresas para ocultar las verdaderas ganancias.

Lejos de la filantropía, Turner y Fox siempre hablaron de un plan de negocios pensado a 10 años y en tercios: pérdidas en el inicio, equilibrio en el medio, ganancias en el final.

Hasta hoy, los clubes recibieron solo el 50% de los ingresos de TV, pagados por Turner (TNT Sports). Aunque no hay fútbol desde marzo, las dos cadenas se habían comprometido a seguir transfiriendo en abril, mayo y junio. Ante el pedido de AFA de extender ese pago en julio, agosto y septiembre (por más de que ya se sabe que el torneo no empezará tampoco para esas fechas), la alianza empezó a romperseTurner avisó que lo garantizaba. Disney, en cambio, envió señales contrarias. Fue ahí, hace casi un mes, que los derechos de TV volvieron a convertirse en un tema recurrente en las reuniones por Zoom. Habrá que ver cómo sigue en las próximas semanas.

.

Fuente: Perfil

Fuente: SOY Deportes