El Pulga no picó en la final | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

El Pulga no picó en la final

Pulga Rodríguez
Colón
Copa Sudamericana 2019

Colón armó una gran historia en la Sudamericana 2019, pero no tuvo el final feliz que esperaban los hinchas y se quedó con las ganas de levantar el primer título de su historia. A pesar de que 37 mil hinchas del Sabalero viajaron a apoyar a su equipo a la Nueva Olla, Independiente del Valle ganó 3-1 y se consagró campeón de la Copa bajo la intensa lluvia que azotó a Asunción, que hundió al equipo de Lavallén y en la que Luis Miguel Rodríguez nunca pudo hacer pie.

Luis Miguel Rodríguez no pudo convertir desde los 12 pasos. (Photo by NORBERTO DUARTE / AFP)

Luis Miguel Rodríguez no pudo convertir desde los 12 pasos. (Photo by NORBERTO DUARTE / AFP)

El Pulga fue uno de los grandes responsables de que Colón haya llegado a disputar este partido histórico, pero en la infartante final no gravitó y no estuvo fino a la hora de encarar y de dar los pases. Y demás está decir que sus compañeros lo extrañaron demasiado. A sus 34 años, el capitán fue el goleador del equipo en la Copa, con cuatro goles, y venía de ser héroe en la semifinal de vuelta ante Atlético Mineiro, en Brasil.

x

El ídolo tucumano empató la serie desde los 12 pasos cuando parecía imposible y después, en la definición por penales, se encargó del último disparo del Sabalero. En ese momento en el que las piernas tiemblan y los nervios son difíciles de controlar, el 10, con mucha frialdad y mostrando toda su experiencia, pegó su clásico saltito antes de patear, tal como solía hacer Diego Armando Maradona hace unas décadas… Después de ver que la pelota chocó contra la red, tiró una sonrisita pícara y luego Cazares falló el remate decisivo. 

El Pulga lucha con Pellerano. El 10 erró un penal clave. (AP Photo/Cesar Olmedo)

El Pulga lucha con Pellerano. El 10 erró un penal clave. (AP Photo/Cesar Olmedo)

Pero en la final, el delantero se quedó con las ganas de repetir y se olvido colgado en el placard el traje de salvador. En un encuentro extraño, donde la lluvia se robó buena parte del protagonismo, influyó poco en el juego, sintió el desgaste (venía de recuperarse de una lesión) y esta vez perdió su eficacia desde los 12 pasos. Luego de que el brasileño Raphael Claus y el VAR se tomaron varios minutos para tomar la decisión, el árbitro finalmente cobró un empujón a Morelo en el área y Luis Miguel se paró frente a la pelota con el 0-2 en el marcador.

x

Llegó la orden, no hubo saltito y el arquero Pinto voló sobre su derecha para despejar el peligro y evitar el descuento del Sabalero en un momento clave del partido, cuando apenas transcurrían 10 minutos del segundo tiempo. Sobre llovido, mojado para este Colón que dejó todo, que nunca bajó los brazos y que se llevó el reconocimiento de su público. Más allá de la bronca y de la tristeza por haber desperdiciado esa clara chance que podría haber cambiado el desarrollo del juego, el Pulga fue el líder del equipo en una Copa que será inolvidable. Y no hay que olvidarse de que el fútbol siempre da revancha…

Fuente: Olé