Connect with us

Colón de Santa Fe

Colón

Festejo de punta

Le costó arrancar. Como suele suceder después de esas fiestas inolvidables, eternas. Se fue desperezando de a poco, estirando las piernas y recuperando energías con movimientos lentos y notorios síntomas de fiaca, de resaca. Tal vez recién cuando los hinchas cantaron que “en Santiago de Chile vamos a ganar, y la vuelta vamo’ a dar” se empezó a despabilar. Y terminó de despertarse con un par de cachetazos (verbales) del líder Gallardo en el vestuario.

x

Porque no alcanzaba con disfrutar la eliminación a Boca en la semi de la Copa. No era suficiente el gaste interminable de los hinchas. Había que aprovechar la chance de seguir avanzando a pie firme hacia la cima de la Superliga y ponerse a la par de Boca (y de Argentinos) justamente en la punta del campeonato local, la única ¿deuda? pendiente del Muñeco. Sí, justamente alcanzó en la punta al eterno rival que tiene de punto…

Es cierto que tuvo el control del juego desde el principio porque Colón salió a refugiarse en su campo con un cerrado 4-4-1-1 que, según el entrenador Lavallén, podría servirle como una especie de ensayo para la final de la Sudamericana ante Independiente del Valle. También es cierto que el zurdazo de Suárez a los 38 minutos podría haber encaminado el triunfo antes, pero la realidad es que el River del segundo tiempo sí fue el equipo campeón de América que está a un paso del Bi en la competencia más importante del continente. Con intensidad en la presión en campo rival, precisión en velocidad, voracidad ofensiva y contundencia. En cambio, el de los primeros 45 minutos (zafó de que no le cobraron un penalazo de Casco a Morelo) apenas inquietó un par de veces a este Colón que puede hacer historia el sábado 9 de noviembre en Asunción pero que está a años luz de competir con este impresionante e insaciable River del Muñeco.

x

Los ataques espesos y previsibles de la primera etapa se convirtieron en avances rápidos y furiosos en la segunda mitad del partido, cuando Nacho Fernández y Palacios le sumaron una marcha a su dinámica, Suárez aceitó los movimientos, Borré dejó de pelearse con su propia impotencia y De La Cruz emuló a mejor Carlos Sánchez, su hermano, con un derechazo cruzado perfecto. Esa ráfaga de fútbol vertical, combinada con la habitual posesión (esta vez del 65 %) que desgasta a los adversarios, provocó el accidental gol en contra de Burián tras un centro de Borré.

A partir de ahí, la fiesta tomó otro color, con la frutilla del postre del ingreso de Juanfer Quintero que le dio brillo a la superioridad futbolística que no quedó reflejada de manera contundente en el resultado. Pero no siempre este River puede ser una máquina implacable, a veces simplemente necesita utilizar sus enormes recursos con efectividad.

Así, el equipo del Muñeco encara el último tramo del año en la final de la Libertadores, en la semi de la Copa Argentina y en lo más alto de la Superliga. Y claro que le puede quitar el título a Boca. Si Gallardo lo tiene de punta…

x

x

x

x

Fuente: Olé

Dejá tu comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas sobre Colón

octubre 2019
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
To Top