Habló Erica, la hija del sereno de Colón asesinado: "Esto es un tateti, hoy nos tocó a nosotros" | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

Habló Erica, la hija del sereno de Colón asesinado: “Esto es un tateti, hoy nos tocó a nosotros”

Anoche antes de las 22, en la Circunvalación oeste a la altura de la autopista Santa Fe – Rosario asesinaron a Oscar Salas, un hombre de 45 años que se dirigía a su tomar su turno como sereno de la garita ubicado en el ingreso al Club de campo Colón. El ataque se produjo en una zona oscura. Erica, la hija de Oscar, sumida en el dolor al igual que el resto de la familia, manifestó que su padre siempre tuvo temor de circular por esa zona que jamás fue iluminada. “Es un tateti, hoy nos tocó a nosotros”.

La joven accedió a dialogar en exclusivo con Bruno Ballesteros desde el móvil de Aire de Santa Fe y contó que su padre salió de la vivienda de Colastiné a las 21.30 rumbo al trabajo y a las 2 de la madrugada se enteraron que lo habían asesinado. “Mi papá y no llegó a trabajar. Siempre cuando llegaba a trabajar nos mandaba un mensaje. A las 2 de la mañana llega a mi casa la policía llevando la moto de mi papá y le avisan a mi mama que él estaba muerto”.

asesinado Colón.jpg
Oscar Salas tenía 45 años y trabajaba como sereno del Club de campo Colón

Oscar Salas tenía 45 años y trabajaba como sereno del Club de campo Colón

“Siempre que llegada mandaba un mensaje a mi mamá ‘Gordi ya llegué’, el mensaje llegaba seguro porque era tranquilidad para nosotros. Fue una noche rara para todos. Mi mamá trabaja y a la noche se quedó dormida. Cuando golpearon las manos vio la moto de mi papá y no se animaba a salir,. después salió sola y los policías le dieron la mala noticia”.

En diálogo con Luis Mino en Ahora Vengo desde el teatro Ate Casa España, Erica contó que a Oscar es la segunda vez que le sucedía un hecho similar. En la oportunidad anterior, pudo escapar de los motochorros, esta vez no. “Fue hace un par de meses atrás , el siempre nos decía que llegar a esa parte era la peor. Siempre una de las dos fiestas les tocaba allá no lo dejábamos solos, íbamos a pasarlo con él por lo peligroso que era. Un día nos contó que Venía saliendo por la rotonda de la tatenguita y vio que desde una moto le apuntaron, cerró los ojos y aceleró. esta vez le tocó a él”.

La entrevistada contó que su padre tuvo diferentes trabajos para sostener económicamente a la familia y que cuando consiguió el de sereno en el Club de campo Colón Oscar estaba feliz porque era su pasión y por el ambiente de compañerismo que había en el lugar.

“Trabajo en una alfajorería , luego en una constructora, después estuvimos mal porque un tiempo no tuvo trabajo. Estaba feliz de trabajar en Colón porque era su pasión, tenía amigos que cuando el necesitaba algo estaban siempre al igual que él los ayudaba a sus compañeros y era el confidente de los chicos que viven en el predio”.

“Estoy orgullosa del papá que tuve lo volvería a elegir mil veces”, concluyó Erica.

Fuente: Aire de Santa Fe