«Hay noches que sueño con ese gol que voy a llevar conmigo hasta el último día» | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

«Hay noches que sueño con ese gol que voy a llevar conmigo hasta el último día»

Hay vecinos del sur de la ciudad que aseguran que 23 años después, todavía se siente aquella explosión de júbilo que generó uno de los tantísimos goles que quedaron guardados para siempre en el corazón de los Sabaleros.

La historia, no por conocida, deja de tener nuevos y mejores condimentos con el correr de los años.  El partido tuvo un actor principal cuyo nombre se “inmortalizó” por un recordado gol sobre la hora en un clásico santafesino, que Colón ganó 2-1 en el barrio Centenario. Fue el 5 de octubre de 1997 y Nelson Agolgia no se lo olvidará jamás, acaso porque media ciudad insistió con aquello de «No se olviden de Agoglia».

Próximo a cumplirse un nuevo aniversario, Ariel Aielo y su «Toco y Me Voy» para Soy Deportes, recuerdan aquel ardoroso triunfo rojinegro en el “Cementerio de los Elefantes”:  “Es increíble recordar ese partido. Se me pone la piel de gallina. Es uno de los recuerdos más lindos de mi vida deportiva. Hay noches que sueño con eso. Se me pasan imágenes del partido. Es algo que voy a llevar hasta el último día en este mundo», arranca diciendo el mediocampista surgido en inferiores de Deportivo Español.

«La gente me lo recuerda siempre y creo que ahí arrancó el idilio entre ellos y yo. Ahí me tomaron un cariño importante haca mi. No creo que yo sea ídolo, pero el cariño que me brindan es importante. Formé parte de un plantel con una mística distinto. Ese fue un punto de inflexión”, comenta.

Nelson tuvo un paso inolvidable por Colón, entre 1996 y 1999: “Yo no venía bien en el semestre, no estaba jugando bien… pero del gol me acuerdo patente que giré y le pegué. No tenía que pensar. Le pegué medio mordido y descordinado, pero ni el arquero se la esperó. Me acuerdo que salí corriendo para el alambrado. Se dobló de tanta gente que se subió y termino dándole la mano a un hincha que nunca supe quien era. Esa foto también es inolvidable”.

Por último, Agoglia revela dos datos sobre un gol que Dejó una huella indeleble: “De ese partido me acuerdo dos cosas. El momento que hago el gol, y cuando le pregunto al árbitro cuanto faltaba y me dijo que sacábamos y se termina. No olvidaré más que terminó y fue un segundo de silencio, y seguido, una explosión que la escuché muy pocas veces en un estadio de fútbol y mirá que jugué en muchos”.

Agoglia jugó 301 partidos en Argentina y convirtió 24 goles en 3 categorías distintas (Primera División, Segunda División, Tercera División).

Acaso este relato no sea más que un avatar de ese enigma que es la relación entre el hombre de aquel gol imborrable  y el tiempo… 23 años después.

Fuente: SOY Deportes