Connect with us

Colón de Santa Fe

La historia del día: Un hombre hecho y derecho, forjado en Colón

Colón

La historia del día: Un hombre hecho y derecho, forjado en Colón

De chico jugaba en el Atlético Esmeralda. Ahí lo descubrieron y lo citaron para entrenarse en San Francisco. Enzo Héctor Trossero llegó a los 12 años a San Francisco para estudiar en el Colegio San Martín. Ya de pibe pintaba bueno como jugador, tal es así que a los 15 años llegó a jugar en reserva y el 31 de agosto de 1969 debutó en Primera de Sportivo Belgrano frente a Racing de Córdoba en Nueva Italia.

Permaneció en el equipo de barrio Alberione hasta el año 1972. “Antes el colorado Castagno me llevó a Estudiantes de La Plata a prueba. Jugamos un partido amistoso y me pidieron que me quede. Por supuesto Sportivo pidió que le pagaran el pase y los platenses no querían pagar nada”.

Con 19 años fue transferido en una cifra importante a Colón de Santa Fe. Su pase no sólo fue por dinero sino que el equipo santafesino también agregó a jugadores propios en la transacción. Todo para superar la oferta que también había hecho Newell’s de Rosario por llevarse al marcador central.

En 1972 llegó a Santa Fe para jugar en el “Sabalero”. Estuvo tres temporadas en donde jugó 108 partidos oficiales y marcó tres goles. Durante su pasó por este club debió hacer el Servicio Militar.

Sobre el equipo santafesino dijo que “ese Colón tenía unos jugadores espectaculares. Llegamos a pelear el campeonato de Primera”.

En el año 1975 tuvo que hacer el Servicio Militar y jugar a la vez. “Así fue durante seis meses. Tenía que ir todos los días al liceo a las 6 de la mañana, me daban autorización para salir a las 8, me tomaba el colectivo para ir a entrenar y después me tenía que presentar”, dijo en una nota a El Gráfico.

Agregó que “dejé el Servicio cuando me agarró hepatitis y estuvo varios meses en cama en Esmeralda. Cuando me recuperé me fui con la selección del interior que había armado Menotti a una gira”.

En 1975 Independiente de Avellaneda le compra el pase de Trossero a Colón de Santa Fe. Y ahí comienza una de sus principales etapas como jugador profesional de fútbol.

Tuvo dos procesos en el “rojo”, del ’75 al ’79 y del ’82 al ’85. Ganó la Copa Interamericana y se consagró campeón del Nacional ’77 en la recordada e histórica final frente a Talleres de Córdoba en su primer ciclo. Y en su vuelta obtuvo el campeonato de 1983, la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental en el año 1984 siendo el capitán del equipo.

“Comencé a jugar con figuras de la talla de Santoro, Balbuena, Semenewicz, Bertoni, Bochini, un equipo súper competitivo. Me pusieron de titular en el tercer partido y ya no salí más. Junto con Hugo Villaverde y Ricardo Bochini estuvimos en la década del ’70 y del ’80, todos los otros jugadores fueron cambiando”.
La Copa Libertadores se la ganaron a Gremio de Brasil con un global de 1 a 0, tras haber ganado en Porto Alegre y empatado en Avellaneda. Eso los catapultó a jugar la Copa Intercontinental frente al Liverpool de Inglaterra al cual le ganaron 1 a 0 con gol de José Percudani.

Enzo expresó que “el Liverpool tenía un equipo extraordinario pero nosotros nos teníamos mucha fe. Éramos un equipo muy competitivo con grandes jugadores”.

En Independiente jugó 345 partidos oficiales entre campeonatos locales e internacionales y marcó 56 goles. Fue capitán durante mucho tiempo de la escuadra de Avellaneda y un baluarte de la defensa.

La Selección Argentina

Enzo Trossero estuvo durante mucho tiempo en la mira de los entrenadores de la selección. Tal es así que tanto Menotti como Bilardo lo tuvieron en sus planteles.

Estuvo en la preselección de 40 jugadores para el mundial de 1978 pero quedó afuera de la lista definitiva. Se tomó revancha en 1982 y viajó a España para el mundial en un plantel que tenía a Diego Armando Maradona y Mario Alberto Kempes, entre otros.

No pudo jugar ningún minuto en ese mundial pese a que era uno de los que venía a renovar el equipo del ’78. “Para mí, había tres jugadores que en ese momento teníamos que jugar para darle al equipo la renovación necesaria: Olarticoechea, Patricio Hernández y yo. Y Menotti no puso a ninguno de los tres”.

Fue partícipe de todas las eliminatorias para el Mundial de México 1986, parecía un número puesto en el plantel, pero Bilardo lo bajó cuando dio la lista. “Muy mal me puso eso. Un mes antes del Mundial, Carlos me citó en un bar, pensé: ‘Me llama para decirme que me lleva’ y ahí nomás me larga: ‘Te llevo como amigo o como ayudante, pero no te puedo llevar como jugador’. Entonces agarré el café, se lo tiré, y me fui”.

En total jugó 22 partidos en la selección nacional y no pudo marcar.

Entre las dos etapas como jugador de Independiente estuvo dos años en el Nantes de Francia. Ahí disputó 81 partidos y convirtió 13 tantos. Obtuvo los títulos de Copa de Francia en 1980 y la Liga Francesa en 1981.

Antes de finalizar su carrera tuvo un breve paso por el Toluca de México en donde no logró jugar muchos partidos en la temporada 1985/86.

COMO DT

Tras retirarse en Estudiantes de La Plata, donde jugó 20 partidos, comenzó su carrera hacia la dirección técnica. Sus primeros pasos fueron en las selecciones juveniles como asistente de Pachamé en la sub 20 y luego fue como asistente de Bilardo al Mundial 1990.

Su primera experiencia como DT fue en el Sion de Suiza donde pudo conseguir la Copa de Suiza y el primer campeonato de Liga obtenido por ese equipo en su historia.

Estuvo al frente de varios equipos argentinos entre ellos Independiente en dos oportunidades, Huracán, Colón, Estudiantes de La Plata, San Martín de Tucumán, Talleres de Córdoba, Olimpo de Bahía Blanca y Godoy Cruz de Mendoza.

Pero tuvo dos ciclos exitosos fuera del país muy importantes desde el 2004 al 2007 estuvo como entrenador en el Club Municipal de Guatemala donde obtuvo el récord de ser cinco veces campeón en forma consecutiva y además ganó la Copa UNCAUF en el 2004.

Se fue a Arabia Saudita al equipo Al Shabab donde ganó dos Copas del Rey en forma consecutiva y una Copa del Príncipe. Regresó a la Argentina para dirigir Godoy Cruz y en su vuelta a Arabia para dirigir al Club Al-Ittihad volvió a consagrarse campeón de la Copa del Rey, logrando otro récord de sumar tres competencias consecutivas ganadas.

En la actualidad Enzo Trossero reside en la ciudad de Buenos Aires junto a su esposa. “Hace dos años que no tengo nada pero si hay alguna posibilidad de dirigir la analizaré, más si es del exterior. Sigo mirando mucho fútbol y tengo una propuesta de dos periodistas de escribir un libro sobre mi vida”.

.

Fuente: diariosports

Fuente: SOY Deportes

Dejá tu comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas sobre Colón

To Top