Connect with us

Colón de Santa Fe

Quiénes llegan, de dónde llegan y cuánto juegan los pibes de inferiores de Colón y Unión

Colón

Quiénes llegan, de dónde llegan y cuánto juegan los pibes de inferiores de Colón y Unión

Informe especial sobre las inferiores de Unión y Colón: Por Guillermo Odino

¿Quiénes son los que llegan?

Todo el que haya pasado por una división federada de fútbol, que haya integrado un grupo de jugadores con aspiraciones deportivas de competir, sabe que significa la pregunta. Llegar es jugar en primera. El primer objetivo de todo futbolista amateur, en edad de alcanzarlo, es jugar profesionalmente en primera división. Si vive en Santa Fe o su zona de influencia hay dos puertas de ingreso: Colón o Unión.

Dicho de otro modo, todo pibe que tiene que usar canilleras y firmar una planilla para jugar al fútbol, está inmerso en un sistema de selección natural que lo mantiene en el suspenso de un sueño posible pero improbable, que se rige por las reglas de un mercado cada vez más profesionalizado y estudiado, obviamente porque rinde frutos económicos a los participantes. Así es la lógica de mercado.

Sin pretender hacer una evaluación moral o elaborar un juicio de valor respecto de los trabajos realizados en la captación, formación y promoción de los jugadores de la región, resulta interesante hacer un repaso de los productos generados por los clubes de Santa Fe, que son utilizados en los planteles de primera división y a la vez
ofrecidos al mercado del fútbol profesional.

Dicho esto, se presentan a continuación un conjunto de indicadores y estadísticas que permiten realizar un análisis objetivo respecto de los resultados obtenidos por los clubes de la ciudad en materia de captación, formación y promoción de jugadores a sus primeros equipos, centrando el estudio en este último aspecto, en virtud de ser el que le aporta visibilidad al proceso en su conjunto y en cierta medida, el que justifica los costos asociados, sea por una futura venta, por el crecimiento patrimonial para el club o por evitar la erogación de una contratación foránea.

En la segunda mitad de la década de los 90, Unión primero (1996), y Colón a los pocos años (1999) se inician en las competencias de Afa, razón por la cual, parece atinado evaluar las promociones de juveniles que realizaron ambas instituciones a sus primeros equipos, en el período transcurrido entre 1999 y 2018. En los dos clubes se sucedieron desde entonces 7 presidencias, con algunos interinatos, y una decena de coordinadores de inferiores, destacándose la participación de Rubén Rossi en sendas instituciones.

En los 20 años analizados, 188 jugadores de las canteras fueron promovidos a los primeros equipos de Santa Fe, 105 de ellos en Unión (56%) y los restantes 83 en Colón (44%). En promedio, Colón promocionó casi cuatro jugadores por año (3,9). Unión uno más (5). Se muestra la falta de regularidad en la política de promoción de jugadores en ambas instituciones, con años donde se supera la media (8,7) ampliamente, llegando a debutar más de 15 jugadores entre los dos clubes (2005 y 2009) y temporadas donde apenas se promocionaron solo 4 juveniles (2000, 2007 y 2017).

Sin dudas el 2009 fue un año excepcional para las canteras santafesinas, ya que se produjeron 23 debuts entre ambos equipo.

Para los sabaleros, fue una de las mejores temporadas en primera de la mano de Antonio Mohamed: 4° en el Clausura y 3° en el Apertura, fue el segundo mejor equipo del país en ese año, clasificando a la Copa Libertadores de América 2010. Asimismo, en el año 2019 la participación de Colón en la Superliga, Copa Sudamericana, Copa de la Superliga y la Copa Argentina, totalizó 43 encuentros lo que posibilitó la aparición de 7 juveniles en el primer equipo, destacándose como el segundo mejor año en cuanto a la promoción de jugadores rojinegros.

Por el lado de Unión, en la segunda parte del año asumen Fernando Alí como Director Técnico y Nery Pumpido como Director Deportivo, conjuntamente con la nueva comisión directiva liderada por Luis Spahn.
Ese año, Unión termina jugando en Nacional B con un equipo formado íntegramente por futbolistas formados club. La gran mayoría de los debutantes 2009 y 2010 forman parte del ascenso en 2011.

¿Cuándo llegan?
El promedio de edad al debutar es de 20 años y este indicador resulta casi idéntico en ambos clubes (19,97 Unión y 20,02 Colón) y respeta la media nacional.
Existen raras excepciones (8 casos) en las que los jugadores debutan antes de la mayoría de edad (18 años) y considerando que la edad de contrato es de 21, sólo el 12,2% debutan después del primer año de profesional, situación más frecuente entre los arqueros (7 casos).

En ocasiones, además de la situación legal, los clubes formalizan la relación contractual con los menores para preservar su capital de una posible salida por ejercicio de la responsabilidad parental (ex patria potestad), como ha sucedido en casos como los de Israilevich y Ojeda en Unión, y Sandoval y Brian Galván
en Colón.

En su gran mayoría (83%), los jugadores debutan entre los 18 y los 21 años, edad para competir en cuarta división de AFA y previamente tienen alguna experiencia en la tercera división o torneo de reserva. Del estudio se desprende que el promedio de años en categorías formativas antes del debut es de 5 años.
Si bien resulta admisible que los jugadores se siguen formando con posterioridad al debut, a veces formando parte del plantel profesional y otras volviendo a competir con jóvenes de su categoría, a los fines de este trabajo se da por entendido que los entrenadores de la primera de cada club, han utilizado los juveniles considerando que estaban preparados para la competencia profesional.

Respecto de los años en categorías menores en ambos clubes el promedio de edad de los jóvenes al llegar a las categorías formativas ronda los 15 años, edad de séptima división afista o sexta de liga santafesina.
Vale destacar, entre otros, casos como los de Bontemps, Marcos Díaz, Quiles, Conti o Chancalay en Colón, y Battión, Casanova, Caravajal, Barisone y Bruna en Unión, que completaron todo el proceso formativo, iniciándose en décima división de Liga Santafesina.
En contrapartida, existen ejemplos como los de Pícoli, Bieler, Ramírez o Reynoso en Colón y Desvaux, Trípodi, Peralta Pino, Prono y Zapata en Unión, que tienen poco tiempo, una o dos temporadas, en divisiones inferiores de los clubes analizados antes de producirse su debut profesional.

Llama la atención que el 47% de los debutantes hayan pasado menos de 5 años en los clubes grandes de Santa Fe, antes de jugar en primera, es decir que realizaron gran parte de su proceso formativo en otros clubes. Esta relación se evidencia en proporción idéntica entre los juveniles de ambas instituciones.

Consolidación en el primer equipo
Resulta llamativo el registro obtenido sobre la cantidad de partidos que los juveniles participan del primer equipo de los clubes de Santa Fe, variable que permite concluir que el 43% de los canteranos no supera la decena de encuentros en el club del que surgen. Este fenómeno tiene similar comportamiento en los dos
clubes de Santa Fe.
Aquí vale aclarar que existen ejemplos de futbolistas que no logran consolidarse en la institución formadora, pero que consiguen hacerlo una vez cedidos a equipos de menor categoría, y llegan a afirmarse.

Muestra de esta situación son los casos de Bieler en AtléticoRafaela, Facundo Sánchez en Defensa y Justicia, Emanuel Trípodi en Quilmes y Jorge Córdoba en Gimnasia
de la Plata, entre otros.
Asimismo, resulta acotado el número de jugadores que consiguen transformarse en baluartes o referentes de Colón y Unión, ya sea porque su buen rendimiento los catapulta a equipos de mejor posicionamiento económico o deportivo, o por el contrario, porque su nivel futbolístico decae después de un tiempo. En ambos casos, se produce la transferencia o cesión antes de alcanzar los 100 partidos en los equipos de
Santa Fe. Tan solo 14 de los 173 jugadores analizados, supera la centena de encuentros disputados en el club formador, y la mayoría de ellos lo consigue después de un paso por otra institución:
En Colón: Capurro (235), Pícoli (173), Prediger (146), Rubén Ramírez (137), y Conti (114).
 En Unión: Nereo Fernández (238), Zapata (199), Mosset (194), Vera (163), Pereyra (155), Brítez (123), Zurbriggen (124), Yacob (110) y Buna (100).

¿De qué juegan?
Analizadas las posiciones en las que se desempeñan los jugadores formados en santa fe, se evidencia una proporción razonable entre arqueros (7%), defensores (25%), volantes (41%) y delanteros (27%), equivalente a la distribución habitual de los jugadores de un equipo de fútbol.

Si bien es sabido que son 11 los jugadores que participan en un equipo, se consideran 13 posibles puestos (los más utilizadas como referencia en el fútbol actual), en función de las características principales de cada jugador, aunque habitualmente puedan desempeñarse en más de una.
Nótese que la equidistribución debería arrojar un porcentaje cercano al 7,7% para cada puesto, y Unión ha promovido un 18% de centro delanteros (19 casos), 8,5% de arqueros (9 porteros) y 25% entre internos derechos – donde se clasifica a los volantes de recuperación con dinámica y recorrido – y volantes centrales
(25 jugadores). En contrapartida, son menores los registros de carrileros y extremos (13 casos en total).

Más evidente es la desproporción en Colón, ya que el 28% de los debutantes resultan ser centro delanteros (23 números nueve) y el 12% (10 casos) internos izquierdo – categoría donde se incluyen a los volantes creativos y enganches, el viejo 10 -. Esta mayor proporción de jugadores en estos puestos de corte ofensivo, es compensada por la menor aparición de laterales (8), extremos (8) y arqueros (4).

¿De dónde vienen?
Respecto a la dispersión geográfica el origen de los jugadores se pone de manifiesto que el área de influencia de la función de captación de los clubes santafesinos se circunscribe mayoritariamente a las provincias de Santa Fe y Entre Ríos – (90%).

Unión promueve mayoritariamente, y en mayor proporción que Colón, jugadores nacidos en la región metropolitana del Gran Santa Fe – la ciudad capital, Santo Tomé, Monte Vera, Recreo, etcétera – y los nacidos en Paraná (a 30 km de la capital santafesina. Los tatengues nacidos en la región centro de la provincia (Departamentos La Capital, Las Colonias y Castellanos) y Paraná son el 70% del total. En tanto el
50% de los sabaleros no son oriundos de dicha zona.

¿A dónde se van?

Aproximadamente la mitad de los jugadores promovidos desde las canteras
de Colón y Unión, juegan menos de 10 partidos en la primera del club formador y continúan su carrera en un club del ascenso del interior del país.

Participaciones en Seleccionados Nacionales

Solo 5 de los 188 jugadores analizados (2,6%) fueron convocados alguna vez para participar de la Selección Argentina Mayor: César Carignano, Sebastián Prédiger, Facundo Bertoglio, Ignacio Canutto y Lucas Alario.
Analizados por club formativo, representa el 1% de los unionistas y el 5% de los sabaleros. De los jugadores nombrados la mayoría tuvo protagonismo relativo en partidos amistosos. Solamente Lucas Alario, actualmente en actividad, ha tenido chances serias de participar en una competición internacional – estuvo
en consideración para la Copa América 2020, suspendida – y en su caso, sería el primero en hacerlo desde 1993, año en el que fueron campeones de América Ricardo Altamirano y Alberto Acosta, ambos formados en Unión.

Esta variable no dista mucho de la participación de los futbolistas santafesinos en los Seleccionados Juveniles de AFA. Considerando competiciones oficiales – Sudamericanos, Preolímpicos, Juegos Olímpicos y Mundiales de menores – la cantidad de jugadores surgidos de Colón y Unión que han integrado planteles argentinos es escasa.
Tan solo 7 juveniles formados en tierras santafesinas fueron convocados a los torneos aludidos en representación del país: Luis Ojeda al Mundial Sub 17 (2007) y al Sudamericano Sub 20 de 2009; Carlos Luque y Tomás Chancalay a los Mundiales Sub 20 de 2011 y 2019 respectivamente; Marcos Fernández, Juan Ignacio Cavallaro y Andrés Mehring al Sudamericano Sub 20 de 2013; y Mauricio Martínez a los Juegos Olímpicos de 2016 en Brasil.

Conclusiones

 No existe regularidad en la cantidad de jugadores promovidos a primera división, aunque en general, anualmente se producen 4 o 5 debuts, siendo un poco mayor en Unión. Esto bien puede deberse a una política de inferiores mejor implementada, pero también debe tenerse en cuenta que 11 de las 20 temporadas Unión participó del Nacional B, y Colón lo hizo solo un semestre (2014).

 La categoría 90 fue la que más canteranos aportó al futbol santafesino (16) y las categoría 92 y 93 la que más trascendencia lograron: Alario, Meli, Graciani, Luque, Poblete, Sandona, Britez, Martínezy Bruno Pittón.
 La gran mayoría de los jugadores debuta con edad de segundo año de cuarta división de AFA, entre 19 y 20 años, y en promedio llegan a los 15 años a los clubes formadores, por lo que pasan 5 años en inferiores antes de debutar, sin encontrarse diferencias significativas entre Colón y Unión.
 Se visualizan comportamientos diferentes entre las dos instituciones, cuando se analiza la procedencia de los debutantes, siendo que Colón atrae en mayor proporción que Unión a jugadores de regiones alejadas de la zona centro de la provincia y Paraná.
 El 43% de los debutantes detectados no superan la decena de partidos en primera en Colón o Unión, el 65% juega después de salir de Santa Fe en segunda, tercera o cuarta categorías del fútbol nacional, el 53% en el interior del país.
 Pareciera que el mercado que más consume los jugadores formados en Santa Fe, al menos en términos cuantitativos, es el que conforman los clubes del ascenso del interior del país.

Por Guillermo Odino

Fuente: SOY Deportes

Dejá tu comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas sobre Colón

septiembre 2020
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
To Top