"Soy Sabalero": Colón y los orígenes de su mote popular | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

“Soy Sabalero”: Colón y los orígenes de su mote popular

La hinchada de Colón lleva consigo una historia rica en torno a momentos de todo tipo. La alegría de sus victorias y el dolor de sus derrotas marcaron a fuego la pasión de los simpatizantes de la entidad que actualmente se ubica en el Barrio Centenario, a la vera del Río Salado en la intersección de las calles Bulevar Zavalla y Avenida Juan José Paso de la ciudad de Santa Fe.

Sus movilizaciones populares trascendieron fronteras, siendo por unos momentos, el foco deportivo del mundo futbolístico, tras su participación en la final de la Copa Sudamericana 2019. El éxito de la canción “Soy Sabalero de Los Palmeras, dejó de ser solo un himno que representaba a los simpatizantes sabaleros, sino que luego del éxodo de 40 mil almas en Asunción, paso a ser una melodía replicada en cualquier rincón del planeta. Seguramente en muchos lugares, e incluso en nuestra ciudad, surge el interrogante del mote característico que enorgullece a los hinchas de Colón al reconocerse de forma identificatoria.

El show completo de LOS PALMERAS en la Final de la SUDAMERICANA

¿Por qué a los hinchas de Colón les dicen “Sabaleros”?.

Hay varias hipótesis que envuelven al surgimiento del mote de “Sabaleros”, que bien podría argumentarse objetivamente en torno a una construcción a través del tiempo sobre un mote “despectivo” que fue siendo un símbolo de orgullo y pertenencia para los hinchas rojinegros hasta llegar a nuestros días, con éxodos dentro y fuera del país, con actuaciones que no solo fueron de importancia mediática en nuestra ciudad, sino a lo largo y a lo ancho de todo el país y el mundo futbolero.

image.png
Barrio

Barrio “El Campito”. Cuna del Club Atlético Colón. Foto: Archivo particular Geadá Montenegro, uno de los fundadores del club.

El origen del apodo que representa un orgullo para los hinchas image.png
El sábalo, uno de las especies de peces que se encuentran en los ríos Salado y Paraná.

El sábalo, uno de las especies de peces que se encuentran en los ríos Salado y Paraná.

La versión más replicada en el ámbito popular del inicio del apodo que conquista el corazón futbolero de la mitad de la ciudad de Santa Fe, tiene que ver directamente con uno de los peces que más prolifera en los Ríos que rodean a la capital provincial: el sábalo. El Prochilodus lineatus (así es su nombre científico) es una especie de Sudamérica de la Clase Actinopterigios que habita el río Paraná y el río Paraguay en la Mesopotamia Argentina, Paraguay y el río Paraíba do Sul, en Brasil. Es una de las especies más importantes que recorre las aguas que pasan por Santa Fe.

image.png

40.000 hinchas sabaleros alentaron a Colón en la final de la Copa <a target=Sudamericana 2019. Maiquel Torcatt / Aire Digital” id=”170414-Libre-1276946400_embed” />

40.000 hinchas sabaleros alentaron a Colón en la final de la Copa Sudamericana 2019. Maiquel Torcatt / Aire Digital

Tanto en sus comienzos en “Campito”, como en Barrio Sunchales o actualmente en el Brigadier López donde Colón se ha trasladado físicamente a lo largo de su historia, el Río siempre fue protagonista de la historia sabalera, así como también de muchos habitantes y sobre todo los pescadores de esta ciudad, que en base a esta especie, obtenían su sustento para sobrevivir día tras día debido a su abundancia y forma de pescarlo. En los primeros enfrentamientos con los clubes de la Liga a partir de 1912, y también en los primeros de AFA a partir de 1948; el grito de “Sabaleros” se hizo afán de un intento de desprestigiar a un equipo que, con el paso del tiempo a través del juego y la pasión, comenzó a tomar adeptos fuera de los límites de sus ubicaciones temporales: comenzó a hacerse popular en los barrios y ya no era una pasión ubicada en una locación determinada.

¿Por qué el término “Sabaleros” fue despectivo en un principio?
image.png

Sabaleros, surge del lunfardo ‘Sabalaje’, que hace referencia de manera despectiva hacia un conjunto de individuos de pocos recursos, que viven en los suburbios o en el barro, de la misma manera en la que el sábalo puede sobrevivir en la vera del río. De esta discriminación también surgió el apodo de “Negros”, o de “Raza”, dispuesto por los equipos que se enfrentaban a Colón en la ciudad.
Algo similar ocurría con el apodo de “tatengues”, que fue adoptado por los hinchas de Unión popularmente como sentido de pertenencia tras comenzarse a escuchar este apodo a partir de la década de 1920. Al haber sido fundado en el macrocentro de la Ciudad, los equipos rivales que disputaban partidos ante el conjunto rojiblanco adoptaron este mote por considerarlos “gente de buen vivir”.

En pleno Siglo XXI, cada uno de estos lunfardos perdieron el significado que representaban en aquel entonces, para adoptar el que solo entiende la pasión de cada uno de sus simpatizantes. Cabe destacar también que el origen de los apodos no remite en ningún caso específicamente a la actual rivalidad de Colón y Unión en particular -que actualmente disputan el Clásico Santafesino-, sino que en esos tiempos, también existían otros equipos muy fuertes que se enfrentaban a ellos en los distintos barrios de la ciudad durante las primeras décadas del Siglo XX. El paso del tiempo y la historia centenaria de ambos clubes, abarcó todos los sectores sociales con absoluta diversidad de identidades.

image.png
Los hinchas de Colón, al despedir a su equipo en la previa de la final de la Copa Sudamericana. Maiquel Torcatt / Aire Digital.

Los hinchas de Colón, al despedir a su equipo en la previa de la final de la Copa Sudamericana. Maiquel Torcatt / Aire Digital.

Juan Jesús Sidoni, en el libro Historia del “Club Atlético Colón” (1995), explica claramente uno de los orígenes del mote de “Sabaleros”

“Cuando el club se afincó en el Barrio Sunchales, de los hinchas que rápidamente conquisto, muchos residían en el extremo oeste del mismo, próximo al río Salado y de condición económica humilde. Precisamente por su proximidad al río hizo que en gran número se dedicaran a la pesca como medio de sustento, vendiendo y consumiendo pescados que obtenían de él. Entre las múltiples especies se destacaba el sábalo, que como ya se sabe se captura por el procedimiento del “fijado” o con mallas.

Cuando los equipos representativos de Club comenzaron a ser protagonistas de memorables hazañas deportivas que provocaron admiración y la simpatía de la mayoría de los habitantes de la ciudad, en contraposición a ello surgió el malestar en otros.

De “hinchas” que no lo eran precisamente de él, surgió el grito de Sabaleros, primero hacia los jugadores de la Entidad durante los partidos de fútbol y luego, por extensión, a sus dirigentes y simpatizantes. El afán de algunos por tratar de desprestigiar al Club, dio nacimiento al apelativo que nos enorgullece.

El humilde pez de río se condice con la de quienes vivían prácticamente de él, pero con honestidad. Querer humillarlos con ese apelativo fue y es un error y querer humillar al Club con él, también fue y es un error. Colón nació por decisión de un grupo de niños. Algunos de condición económica humilde y otros todo lo contrario a esto, pero con cosas de la vida que valen mucho, la amistad, la honestidad y la de no hacer distingos sobre la cuna que los vio nacer.”

image.png
Dibujo de Ángel Cassini:

Dibujo de Ángel Cassini: “Un Sabalero de corazón”. Muchos hinchas sabaleros de nuestra ciudad tienen tatuada esta imagen.

Un apodo que perdurará por siempre
El presidente de la Conmebol pusoSoy Sabalero con su celular en el sorteo

Simplemente el correr del tiempo, produjo que los “Sabaleros” le dieran un nuevo significado al mote. Habrá algo que nunca podrá cambiar desde aquella tarde del 5 de mayo de 1905 sin importar el paso de los años y que al día de hoy, es mención de un símbolo de orgullo para ellos: sus orígenes inalterables a la vera del Río, los barcos y los sábalos. La final de la Copa Sudamericana 2019 no modificó el sentimiento ni el significado del término “Sabalero”, sino que lo viralizó, mostrando al mundo un apodo que enorgullece a cada uno de sus hinchas a través de un éxodo inédito en la historia del fútbol sudamericano.

Fuente: Aire de Santa Fe