"Todavía no lo puedo creer" | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

“Todavía no lo puedo creer”

 

 

Colón
Copa Sudamericana 2019

Se subió a un micro y viajó casi 6.000 km. En total, tardó unas 90 horas, entre ida y vuelta. Omar Daniel Sandivo es ese hincha de Colón que se hizo famoso por su foto emocionado en Brasil, la noche en que el Sabalero eliminó al Mineiro y logró el pase a la final de la Sudamericana. Esa misma noche, “el abuelo de Colón”, como ya lo conocen todos, cumplió 78 años. Sí, ahí mismo en el estadio. Un cumple inolvidable, claro. Y, a horas de otro momento inolvidable, la final ante Independiente del Valle, cuenta su historia en Olé, que viene con otra sorpresa…

Él es mi abuelo, ayer 26 de septiembre fue su cumpleaños y el se quiso ir a Brasil, a seguir a Colón, con 78 años en colectivo. Está es su cara de felicidad, está es la alegría más grande que le dió Colón. Nunca me voy a olvidar de esta foto y de admirar a mi abuelo. ♥️🖤 pic.twitter.com/Y2ZX9nXmQM

— Maria Florencia 🌼 (@mflorrsalas) September 27, 2019

-¿Cómo y por qué decidió pasar su cumpleaños de viaje para ir a ver a Colón?

-A una instancia así, semifinal de Copa, yo tenía pensado ir. Ni lo dudé a pesar de que caía en la fecha de mi cumpleaños. Yo sabía que Colón me iba a regalar esa fiesta que fue la clasificación.

-¿Está al tanto de cómo surgió todo el revuelo? ¿De cómo se hizo viral?

-Sí, mi nieta (pareja de Marcos Fernández, ex jugador de Colón y la selección Sub 20) fue la que subió el video e hizo el lío…

-¿Fue el mejor cumpleaños de su vida?

-Sin dudas. Te digo la verdad, cuando salí en el viaje era el único del interior (NdeR: Omar es oriundo de Gobernador Crespo, 150 km para el Norte de Santa Fe capital), eran todos de la ciudad Santa Fe y me sentí solo. Igualmente yo soy medio bromista y me doy con todos por lo que nos hicimos muy amigos en el viaje.

x

-¿Desde cuándo sigue a Colón?

-Desde 1964, cuando le ganamos a Nueva Chicago 3-1. En el año siguiente, pude estar en la cancha cuando ascendimos a Primera.

x

-¿Cuál fue el recuerdo de este viaje que guardará para siempre en su memoria?

-Tengo un recuerdo que empezó un poco amargo y después terminó siendo lindo. Cuando los brasileños nos hacen el segundo gol, estábamos atrás de ese arco donde justo nos embocan, y dos chicas jovencitas que estaban al costado dicen: “Uhhh ya está, estamos muertos”. Ahí me agaché y me senté un ratito porque no quería ni mirar, no quería pensar en nada. Después me iluminé y les dije: “Chicas, quédense tranquilas que Coloncito va a meter un gol antes de los 40 minutos”. Y, bueno, pasó, ja. Todavía no sé por qué se me vino eso a la cabeza.

x

-Entonces el panorama en la tribuna era de desolación después del segundo gol…

-Y, estábamos regalados… En el primer tiempo nos tenían contra los palos. Cuando el Pulga hizo el gol nos abrazamos con las chicas. No lo podíamos creer.

-Recibió una camiseta firmada por todo el plantel. ¿Se esperaba ese regalo?

-¡Noo, para nada! Eso fue una alegría gigante. Llegamos del viaje y Colón jugaba contra Argentinos en Santa Fe. Mi hijo me llamó para decirme que tenía que ir al predio. Yo no sabía por qué. Fui y me estaba esperando el Pulga en la puerta. Lo saludé y me dijo: “¿Qué le pediste vos a Colón?”. A lo que le contesté que había pedido la camiseta firmada por el plantel. Y me dijo: “Ya la tenés acá, ahora te vas a venir con nosotros en el colectivo a la cancha para entrar al vestuario”. ¡No sabés lo que fue eso, una cosa de locos!

-¿Viaja a Paraguay?

-Sí, por suerte tengo una propuesta sorpresa. Plus ART, que es el sponsor de Colón, me mandó una carta y me dijeron que me cumplían el sueño de viajar. Son ellos los que me acercaron y consideraron que tenía que estar en este momento de mi club. Y te digo otra… Cuando volví de Brasil, me llamó un paraguayo. No sé quién será, pero me comentó que me esperaba en Paraguay con dos butacas que él ya tenía en la Nueva Olla. No solamente eso, me iba a buscar al aeropuerto o a la terminal y me llevaba a la cancha. Hasta el día de hoy no lo creo…

-¿Qué le genera toda esta emoción?

-Y, es todo muy fuerte. Hasta ahora me pongo a pensar sí todo esto que me pasó fue cierto o no. Esa noche había, no sé cuántos, si 35 ó 45 mil brasileños copando el estadio, y nosotros que éramos 3.000, pero después de todo el barullo que hicieron se quedaron en silencio.

-¿A quién abrazó más al Pulga o a Burián?

– A los dos no los podía soltar, ja. Marcelo Estigarribia (paraguayo) hasta me ofreció un departamento en Paraguay, en donde está su familia ahora para que me quede allá durante la final. Así que veré qué hacer. ¿Sabés una cosa? Hasta sueño con ir a Japón a ver la Suruga.

 

Fuente: Olé