Un «clásico especial» a fin de año para definir una Copa: ¿Qué pasó? | SOY Sabalero Colón de Santa Fe

Un «clásico especial» a fin de año para definir una Copa: ¿Qué pasó?

En unas décadas, la Copa de la Superliga que ganó Tigre o que la Copa de la Liga Profesional que comenzará el viernes 30 serán un lejano recuerdo. Algún veterano dirá: “¡Te acordás de esa Copa! Sí, cuánta desorganización había en aquellos tiempos. Igual que ahora”. Y esta es la cuestión: hay muchas copas olvidadas en nuestra historia, más si eran de Segunda División y su nombre estuvo vinculado al peronismo, silenciado durante años tras el golpe de Estado de 1955.

En el primer gobierno peronista, acorde a aquellos tiempos, se disputó el Torneo de Honor Copa Presidente de la República Gral. Juan Domingo Perón. Fue en 1950 entre equipos de Segunda División y la final quedó en manos del clásico santafesino: Colón le ganó a Unión y, hace 70 años, se quedó con la única edición del torneo.

Como sucedió y sucede en todas las épocas, este emparche se realizó para darle continuidad futbolísticas a los clubes de Segunda porque el calendario quedó corto. En 1950 se hizo una reestructuración y se creó la división Aficionados (la histórica Primera D). Pero además, como la Segunda era profesional, en 1948 la AFA impuso algunas condiciones (socios, estructura, etc) para la participación en el principal torneo de Ascenso.

Así, quedaron apenas 12 equipos en la tradicional B. El 16 de septiembre, por la penúltima fecha, Lanús se consagró campeón al derrotar 3-1 a Argentinos y se aseguró jugar en Primera al año siguiente.

La cuestión fue cómo resolver la inactividad durante octubre, noviembre y los primeros días de diciembre de los clubes profesionales de Segunda. Entonces, en la reunión del Comité Ejecutivo de la AFA del 6 de septiembre (Boletín 1611) se aprobó sobre tablas la disputa de un campeonato extra, denominado Torneo de Honor “Gral. Juan D. Perón”, que tendría una copa con el nombre del presidente.

Según la reglamentación aprobada, participaron los 12 equipos, incluido el campeón Lanús, en dos zonas de seis. Los ganadores de cada zona jugarían una final única en campo neutral. “Entre los finalistas de zona se disputarán el primero y segundo premio. El que resulte ganador absoluto de esta competencia, se adjudicará la copa y un premio en efectivo a fijarse, y al que se clasifique segundo se le adjudicará una plaqueta y un premio en efectivo a fijarse” reza el artículo 4 de la resolución.

La primera fecha de aquel torneo único se jugó entre el sábado 30 de septiembre y el domingo 1 de octubre. En la Zona A, Chicago venció 4-2 a Dock Sud, Almagro, de visitante, 3-2 a Argentino de Quilmes y Colón 1-0 a Talleres de Escalada. En la B, Temperley igualó 2-2 con El Porvenir, Unión le ganó a Argentinos 2-1 en La Paternal y Lanús venció a Los Andes 3-2.

Colón, que jugaba en el fútbol de AFA desde 1948 y que en el torneo había quedado segundo, ganó la zona A. Unión, que había logrado la afiliación directa en 1940 y en el campeonato finalizó séptimo, quedó primero en la zona B, superando a Lanús por dos puntos. La décima y última fecha se jugó el 2 de diciembre pero la final recién se disputó en la víspera de fin de año. ¿Por qué?

La zona A la ganó el Sabalero con un punto de diferencia sobre Chicago y Dock Sud. Pero Colón tenía un partido pendiente con Argentino de Quilmes, suspendido por lluvia a os 45 minutos cuando el equipo santafesino ganaba 2-0 y que se completó recién el 16 de diciembre (ganó 5-1). Entonces, la final quedó para después de Navidad.

Debía jugar en campo neutral, pero ambos clubes coincidieron en jugarlo en la ciudad de Santa Fe, así que sortearon la cancha. Ganó la de Colón, aunque los socios locales tuvieron que pagar entrada como cualquier hijo de vecino- “Colón y Unión definirán hoy la Copa Presidente Perón”, se lee entre tantas informaciones en la página única de fútbol en Clarín del 30 de diciembre. Y en el texto, se explica: “Ha despertado singular expectativa, que acrecienta por la señalada rivalidad deportiva de los protagonistas”.

En el entonces futuro Cementerio de los Elefantes de apodo, estadio Eva Perón entre 1952 y 1955 y Brigadier General Estanislao López después del derrocamiento de Perón, Colón se impuso 4-2, ganó la Copa y algunos billetes de la época. El clásico se jugó “ante un público extraordinario, lográndose batir las recaudaciones y que esta alcanzó a $ 42.160,70”, según afirma Clarín.

El primer tiempo finalizó 2-2, se adelantó Colón con gol de Juan Carlos Frutos, igualó Jacinto Hussein, aumentó para el Tatengue Miguel Angel Sánchez y empató José Canteli. Toda la parte final Unión jugó con 10 porque fue expulsado Miguel Angel Mieres. En esta etapa, Canteli y Ernesto Ferreira marcaron para el campeón.

El partido comenzó a las 22.10, así que en los primeros minutos de último día del año Sanmartiniano (el centenario de muerte del General José de San Martín), bajo una fresca lluvia de verano, los jugadores de Colón dieron la vuelta olímpica y recibieron las medallas de plata de manos de los diputados nacionales Armando Rocha y Genovés García. Esa noche no se entregó la Copa, que recién fue enviada al club en septiembre de 1953.

Resultó un duelo inolvidable para los santafesinos. Una copa poco recordada 70 años después. Acorde a la historia, un destino similar tendrán los nuevos engendros del fútbol argentino.

.

FUENTE: Clarín

Fuente: SOY Deportes