Connect with us

Colón de Santa Fe

Una historia que recorre desde los picados en un “campito”, a ser el éxodo de miles de almas: ¡Felices 115 años, Colón!

Colón

Una historia que recorre desde los picados en un “campito”, a ser el éxodo de miles de almas: ¡Felices 115 años, Colón!

“El tiempo es una ilusión”, dijo en varias ocasiones el físico alemán Albert Einstein, el científico más popular del Siglo XX y creador de la Teoría de la Relatividad. Más allá de su percepción meramente subjetiva de una magnitud física con que se mide la duración o separación de acontecimientos; el paso del tiempo muchas veces deja entrever el temor al olvido, pero muy difícilmente lo hará cuando el amor y la pasión se entrometan. El fútbol -ese lugar donde entran las ilusiones- jamás será derrotado por la falta de memoria, mucho más cuando este deporte enaltece las pasiones de miles de personas; y en el caso de Santa Fe, despierta en la mitad de la ciudad todos los 5 de mayo un sentimiento que jamás podrá quebrantarse.

El nacimiento de una pasión image.png
Barrio

Barrio “El Campito”. Cuna del Club Atlético Colón. Foto: Archivo particular Geadá Montenegro, uno de los fundadores del club.

En los comienzos del Siglo XX, la Ciudad de Santa Fe tenía fisionomías muy diferentes a las actuales. La práctica del fútbol de a poco iba instalándose en la capital de la provincia, traído por los inmigrantes ingleses, así como también en todo el territorio nacional, que posee actividad del Campeonato de Primera División desde 1891, e ininterrumpida desde 1893 hasta nuestros días convirtiendo en única este tipo de competiciones a nivel mundial. Entre las calles Moreno y la actual Juan de Garay, los niños realizaban sus “picados” en “El Campito”. Aquel lugar era utilizado por el Consejo de Educación para que los alumnos de las diferentes escuelas puedan realizar sus actividades deportivas.

La historia de un club que hoy atraviesa la vida de miles de almas comenzaría en estos encuentros informales, retratando la pasión que el fútbol transmite históricamente sobre esta ciudad. A continuación, se retrata la historia auténtica de una institución que, a lo largo de sus 115 años de vida, fue forjando un sentimiento inquebrantable que la mitad de la ciudad lleva con orgullo y pertenencia.

Los fundadores de Colón
image.png

Los hermanos Ernesto y Adolfo Celli, Atilio “el Gringo” Badalini, Ricardo Cullen Funes y su hermano Guillermo, Geadá Montenegro, Mariano Rodríguez, Helvecio Fontana, Juan Adán Leyes, Juan y Antonio Rebechi, Humberto Sosa, entre otros, eran los nombres de algunos de los chicos que conformaban el grupo de amigos que le darían vida a un Club para poder enfrentarse a otras escuelas en ese lugar, creando un sentido de pertenencia que los una simbólicamente para disputar estos encuentros.

Estos chicos tenían en ese momento edades de entre 8 y 14 años, por lo que desconocían en lo absoluto los criterios institucionales que lleva alzar una institución que actualmente se ubica en la elite del fútbol nacional, y que el año pasado, disputó la final de una Copa Sudamericana en la cual el mundo estuvo conmocionado por el aliento incesante de 40 mil almas en un país que no era el suyo. Colón Football Club nació el 05 de mayo de 1905, motivados por un sueño: el de fundar una institución en la que se unan y fortalezcan sus sentimientos de amistad pura, reflejado en los partidos en los que solamente se disputaba el honor y la victoria.

Los registros que se rescatan de las palabras de los propios fundadores (entre ellos Geadá Montenegro), muestran la figura clave de Manuela Funes de Cullen, la mamá de Ricardo y Guillermo. En su casa situada en San Martin al 1878, se reunían los niños luego de disputar los partidos en “El Campito”. Nacida el 5 de mayo de 1862, el día de su cumpleaños N°43, fue el momento en que los niños (y luego adultos) determinaron el nacimiento del Club por medio de la solicitud de un subsidio en años posteriores. Es por esta razón que, en los registros de la institución, además de los entes públicos, figura esta fecha.

image.png
Manuela Funes de Cullen, nacida del 5 de mayo de 1863, fue una de las grandes alentadoras de la creación de Colón.

Manuela Funes de Cullen, nacida del 5 de mayo de 1863, fue una de las grandes alentadoras de la creación de Colón.

En el año 1912, ante el deseo de disputar encuentros de forma oficial y medir fuerzas contra los equipos constituidos en la región, comienzan las gestiones para afiliarse a la Liga Santafesina, conformándose una Comisión Directiva. Colón dejaba de ser un club de amigos para convertirse en una institución regida en el marco de una Liga, para comenzar a competir.

¿Cómo surge el nombre?
image.png
Cristóbal Colón, conquistador de América y que visitó el continente durante cuatro viajes entre 1492 y 1504.

Cristóbal Colón, conquistador de América y que visitó el continente durante cuatro viajes entre 1492 y 1504.

Aquel día, según consigna el libro “Historia del Club Atlético Colón”, escrito por Juan Jesús Sidoni (1995), los muchachos del equipo fueron a buscar a los hermanos Rebechi a su hogar. Su madre, al atenderlos, les dijo que no podía salir a jugar al fútbol, debido a que en esos momentos se encontraba estudiando historia. Pedro Aníbal Rebechi -quien era primo de Juan y Antonio- comenzó a recordar que el maestro les había pedido que estudien los cuatro viajes que el conquistador Cristóbal Colón efectuó al continente americano entre 1492 y 1504. Y de allí, surgió la idea de asignarle ese nombre al club del cual sus simpatizantes le adjudicaron un sentido de pertenencia enorme de la mano con la pasión que generó a lo largo del tiempo.

Más tarde, en el año 1920, fueron aprobados los nuevos estatutos y el club se castellanizó: pasó a llamarse Club Atlético Colón.

¿Por qué, “Sabaleros”?
image.png
Dibujo de Ángel Cassini:

Dibujo de Ángel Cassini: “Un Sabalero de corazón”. Muchos hinchas sabaleros de nuestra ciudad tienen tatuada esta imagen.

La versión más fuerte del inicio del apodo que comparte la mitad de la ciudad, tiene que ver directamente con uno de los peces que más prolifera en los Ríos que rodean a la capital provincial: el “ Prochilodus lineatus”, cuyo nombre científico hace referencia al sábalo.

Tanto en sus comienzos en “Campito”, como en Sunchales o actualmente en el Brigadier López, el Río siempre fue protagonista de la historia sabalera, así como también de muchos habitantes y sobre todo los pescadores de esta ciudad, que en base a esta especie obtenían su sustento para sobrevivir día tras día debido a su abundancia y forma de pescarlo. En los primeros enfrentamientos con los clubes de la Liga a partir de 1912, o bien también en los primeros de AFA a partir de 1948; el grito de “Sabaleros” se hizo afán de un intento de desprestigiar a un equipo que, con el paso del tiempo a través del juego y la pasión, comenzó a tomar adeptos fuera de los límites de sus ubicaciones temporales. “Sabaleros”, surge del lunfardo ‘Sabalaje’, que sería un conjunto de individuos de pocos recursos, que viven “en los suburbios o en el barro”, de la misma manera en la que el sábalo puede sobrevivir en la vera del río. De esta discriminación también surgió el apodo de “Negros”, o de “Raza”, dispuesto por los equipos que enfrentaban alrededor de la ciudad. Este apodo despectivo fue tomado como un sentido de pertenencia para los hinchas sabaleros, por lo que hoy en día es sinónimo de orgullo para la mitad de la ciudad.

Sus primeras locaciones
image.png
Viejo estadio de Colón, ubicado en inmediaciones de la vieja Estación Mitre.

Viejo estadio de Colón, ubicado en inmediaciones de la vieja Estación Mitre.

Su primer estadio, fue un terreno baldío situado entre las calles Moreno y Córdoba (actualmente la calle Juan De Garay) y era conocida por todos los de la zona como “El Campito”. Allí permanecería hasta el año 1922. La construcción del Puerto de Santa Fe cambió para siempre la fisionomía de aquel lugar, por lo que se hizo necesaria una nueva locación.

La segunda cancha se ubicó en la manzana comprendida entre las calles Moreno, Zavalla, San Juan y Corrientes, en el Barrio “Sunchales”, en inmediaciones de la ex Estación del Ferrocarril Mitre. Fue inaugurado el 17 de agosto de 1922 en un amistoso entre el conjunto sabalero y un combinado de la Liga Salteña de Salto, de la República Oriental del Uruguay. Este partido finalizó empatado a dos tantos, por lo que tres días más tarde jugaron el desempate, que ganó Colón por 1 a 0. Permanecería allí hasta el 16 de marzo 1938, donde fue desalojado al no hacer efectiva la deuda que poseía.

Su casa definitiva: “El Cementerio de los Elefantes”
image.png

En 1938, más precisamente el día 6 de mayo, se hace efectivo por Asamblea Extraordinaria la compra del terreno actual. Un año más tarde, el 27 de febrero de 1939, se concede un crédito de $10000 para la nueva cancha, su lugar definitivo en el mundo.

El Estadio “Eva Perón” (en honor por su apoyo en la afiliación a AFA además de la gestión de diversos subsidios que beneficiaron al club), sería inaugurado siete años más tarde de la adjudicación de los terrenos, el 9 de julio de 1946, en un encuentro disputado entre Colón y Boca Juniors. Entre esos años, Colón hizo de local en el estadio de Gimnasia y Esgrima de Ciudadela, por lo que existe un cariño y un vínculo imborrable entre ambas instituciones. Diego Meloni, uno de los integrantes del Equipo de Investigación Histórica del Club Atlético Colón, determina que hay más terrenos de juego donde el conjunto sabalero se desempeñó como local, y están en proceso de recolección de documentos para probar dichas locaciones, por lo que la historia de los lugares donde el Club estuvo presente aún arroja más sorpresas por descubrir.

image.png
Marco imponente en el Estadio de Barrio Centenario. Se llamó

Marco imponente en el Estadio de Barrio Centenario. Se llamó “Eva Perón” hasta el año 1956, donde el nombre fue reemplazado por el de “Brigadier Estanislao López”.

Tras la prohibición impuesta por la dictadura autodenominada “Revolución Libertadora” con el Decreto Ley 4161, en 1955 pasa a llamarse “Brigadier General Estanislao López”, nombre que mantiene aún hasta nuestros días junto con el apodo de “Cementerio de los Elefantes”; nacido el 10 de mayo de 1964 tras la epopeya frente al Santos de Pelé, venciéndolo por 2 a 1 en lo que se considera a nivel nacional como una de las mayores hazañas del fútbol argentino, teniendo en cuenta el nivel del rival, que venía de ser bicampeón del mundo y tricampeón local, acumulando un invicto de 43 partidos previo al duelo con el conjunto sabalero.

image.png

El “Cementerio de los Elefantes” posee un registro más que particular, que enaltece al máximo su mote. Ha puesto de rodillas (en 90 min. o tandas de penales) a 10 equipos que fueron campeones del mundo: Santos, Olimpia, Peñarol, Racing, Boca, River, Independiente, San Pablo, Estudiantes y Vélez. Además, son 13 los equipos si sumamos a los campeones de Copa Libertadores: Argentinos Juniors, San Lorenzo y Atlético Mineiro. También debe sumarse la histórica victoria a la selección argentina, a la cual venció el 7 de septiembre de 1964 por 2 a 0.

El dato

El Estadio Eva Perón estuvo invicto durante más de cuatro años y medio por encuentros oficiales, entre el 9 de mayo de 1948 hasta el 8 de diciembre de 1952, fecha en la que Colón pierde 2 a 1 ante Quilmes. Aquella derrota significó la primera en condición de local por torneos oficiales de AFA.

El Cementerio, un símbolo de orgullo para el pueblo sabalero
image.png
En 2003, el Río Salado castigó duramente al Estadio Brigadier López.

En 2003, el Río Salado castigó duramente al Estadio Brigadier López.

El Brigadier López sufrió remodelaciones en 1978, 2001 y 2011 (las últimas dos, las más sustanciales), lo que posibilita una capacidad actual de 40 mil espectadores, siendo una infraestructura única en la ciudad capaz de albergar esta cantidad de público. En 2003, el “Cementerio” venció también a las aguas del Salado que lo castigaron muchísimo, sirviendo de gran ayuda al Barrio Centenario, facilitando el escurrimiento posterior de las aguas y conteniendo un mayor nivel del agua en sus instalaciones. Sin lugar a dudas, un símbolo de orgullo ante lo que significó una real catástrofe para la ciudad. Tras esto, Colón surgió de sus cenizas, haciéndole honor a la frase que el club compartió en el último aniversario de la inundación: “El agua se llevó todo, menos el sentimiento”.

La Legislatura: un lugar de tradición
image.png
Así lucía la Plaza

Así lucía la Plaza “Pringles” el día 9 de mayo de 1948. Las “previas” en la Legislatura aún se repiten siete décadas más tarde, pese a los cambios a lo largo del tiempo.

Las famosas “previas” en la Legislatura tienen registros desde que Colón se emplazó definitivamente en su casa en Barrio Centenario. Existen registros desde el año 1948, cuando en ese entonces “La Barra de la Plaza Pringles”, exhibió su nueva bandera en aquel lugar, con motivo del primer partido oficial por torneos de AFA en condición de local. Una tradición, que lleva más de siete siglos de antigüedad.

El camino a ser un club reconocido: su afiliación y el largo camino a Primera División
image.png
Los hombres que disputaron el primer encuentro por torneos de AFA, ante Colegiales el 24 de abril de 1948 con victoria sabalera por 3 a 2. Fuente: Gentileza Mario Wart.

Los hombres que disputaron el primer encuentro por torneos de AFA, ante Colegiales el 24 de abril de 1948 con victoria sabalera por 3 a 2. Fuente: Gentileza Mario Wart.

Colón tendría su oportunidad en los torneos de AFA en 1948, al ser incluido en la Segunda División tras la afiliación un año antes por intermedio de gestiones con el Gobierno Nacional, de la mano de la Primera Dama Eva Duarte de Perón. En tiempos donde solo los campeones ascendían a la Primera División, debió esperar 17 años (4 de ellos, en la Tercera División), para llegar al lugar de privilegio a nivel nacional.

Colon sería el primer equipo de la capital santafesina en disputar la máxima categoría, siendo campeón del Campeonato de Primera B el 18 de diciembre de 1965. Cuatro días antes, venció a Deportivo Español por 1 a 0 en cancha de Atlanta, lo que le permitió asegurar el puesto de acceso a Primera. En el siguiente fragmento del micro “Para Conocernos”, conducido por Luis Mino, se pueden observar imágenes inéditas del recibimiento multitudinario en Santa Fe, donde los hinchas llenaron la cancha varias horas antes del partido que culminaba el torneo, ante Nueva Chicago el 18 de diciembre de 1965.

Primera División B 1965 – COLON Campeón

La marcha sabalera

Esta adaptación fue entonada por primera vez por Gisleno Medina, la noche en que Colón ascendió por primera vez a la máxima categoría en 1965. “Sabalero, sangre de campeones”, expresa la letra de la histórica melodía de origen charrúa. El 21 de abril pasado, la gloria de Colón dejó de existir, dejando como legado la adaptación que seguirá entonándose para siempre en cada epopeya sabalera.

Dady cantó la marcha sabalera

El primer clásico ganado en Primera División
image.png
Motura se agarra del alambrado y festeja con los hinchas de Colón. 9° fecha del Torneo Reclasificatorio. Unión 0-1 Colón. 1 de noviembre de 1970.

Motura se agarra del alambrado y festeja con los hinchas de Colón. 9° fecha del Torneo Reclasificatorio. Unión 0-1 Colón. 1 de noviembre de 1970.

Muchos hinchas de Colón recuerdan el gol de José Luis, el “Lobo” Motura a Unión en el Estadio 15 de Abril por el Torneo Reclasificatorio de 1970. En la tarde del 1° de noviembre, a los 38 minutos del segundo tiempo, marcaría el único gol que cortaría dos rachas adversas para el conjunto sabalero, al darle el primer clásico por la máxima categoría: en primer lugar, los 32 partidos sin ganar en condición de visitante (la peor en la historia); pero también la peor seguidilla histórica del clásico para Colón (11 partidos, desde 1958 hasta 1970, con siete derrotas y cuatro empates).

Relato de gol de José Luis Motura por Porta by airedesantafe

El equipo del “Gitano” Juárez
image.png
Ernesto

Ernesto “Cococho” Álvarez y Carlos López escuchando las indicaciones del “Gitano” Juárez. Foto: Esencia Sabalera

¿Qué es el fútbol, Miguel?, le consultaron al “Gitano” en aquellos tiempos: “El fútbol es un juego, una diversión que hace que ganés guita con los que de pibe hacías en el campito o en el potrero.”. Miguel Antonio Juárez dirigió en en 114 partidos a Colón agrupando sus dos ciclos – 42 victorias, 41 empates y 31 derrotas, 57,33% de efectividad con dos puntos por victoria-, donde ha marcado una época dorada para el conjunto de Barrio Centenario durante el segundo lustro de la década de 1970. En el mando del conjunto sabalero provocó una verdadera revolución: nombres como Héctor “Chocolate” Baley, Ernesto “Cococho” Álvarez, José “Poroto” Saldaño, Edgardo “la Chiva” Di Meola, Pedro Pablo Pasculli; por mencionar algunos entre tantos otros, junto a grandes profesionales como el ya fallecido “Profesor” Carlos Hurtado en la preparación física -compartían la cábala de ir siempre al Cementerio de los Elefantes por el mismo camino-, le dieron a Colón grandes campañas en los Torneos Metropolitano y Nacional, disputando golpe a golpe los mismos con los ”grandes” de Buenos Aires.

La categoría no diferencia el sentimiento: el primer gran “éxodo”
image.png
Un marco imponente de hinchas de Colón se hizo presente en el actual Estadio Mario Alberto Kempes, para presenciar la final ante Banfield.

Un marco imponente de hinchas de Colón se hizo presente en el actual Estadio Mario Alberto Kempes, para presenciar la final ante Banfield.

En 1981, Colón atravesó por el primero de los dos descensos de su historia. Fue una época difícil para el club, que necesitó 14 años para volver a la máxima categoría del fútbol argentino. La mejor argumentación del cariño incondicional de su gente fue en la movilización masiva que realizaron los hinchas hacia el Estadio Chateau Carreras -actualmente Mario Alberto Kempes-, en la final del reducido de la temporada 1992/1993 de la B Nacional. Por este “éxodo”, el 26 de junio de 1993 es recordado todos los años como “el Día del hincha de Colón”. La derrota por penales ante Banfield no empaño el histórico marco de la hinchada sabalera que se movilizó por la rutas en todo tipo de vehículos: desde colectivos en caravana con autos, hasta ciclomotores.

El ascenso que cerró una larga espera
image.png

El ansiado ascenso se daría recién en 1995 venciendo a San Martin de Tucumán en la final del Torneo Octogonal de la B Nacional, al no poder ascender de manera directa debido a una gran temporada de Estudiantes de La Plata, que ascendió de manera directa. Colón volvía a la categoría que siempre mereció, con los goles de Adrián “Chupete” Marini en la ida para el 1-0 en Tucumán, y el 3 a 1 en el Brigadier López con doblete del “Pampa” Gambier y Pedro Uliambre.

Colon de Santa Fe – ascenso 1995

El subcampeonato del ‘97

Aquel Torneo Clausura fue sin dudas, uno de los mejores campeonatos locales que Colón atravesó en Primera División. El segundo lugar obtenido le permitió acceder a torneos internacionales por primera vez en la historia deportiva de la capital santafesina, además de disputar el encuentro clasificatorio a la Copa Libertadores, en la cual venció por 1 a 0 a Independiente en cancha de Lanús, y los hinchas festejaron en los alrededores del Obelisco. El resultado más rutilante del equipo conformado con enormes figuras como Dante Unali, el “Negro” Ibarra, Marcelo Saralegui, Cristian Castillo, Leonardo Díaz y Víctor Muller entre otros; fue el 5 a 1 propinado al mismísimo River de Ramón Diaz en el Cementerio de los Elefantes, que a fin de cuentas sería el campeón del torneo.

Los periplos por Sudamérica

Comenzando su historia internacional participando en la Copa Conmebol 1997, acumula siete participaciones en competiciones internacionales, en la cuales llegó a cuartos de final de la Copa Libertadores 1998, las semifinales de la Copa Conmebol de 1997 y la gran actuación que tuvo en la pasada edición de la Copa Sudamericana, alcanzando la final de la misma.

El día que los socios tomaron la sede
image.png
Cientos de hinchas se agolparon la noche del 23 de octubre de 2013 en la Avenida J.J Paso, frente a la sede social de Colón.

Cientos de hinchas se agolparon la noche del 23 de octubre de 2013 en la Avenida J.J Paso, frente a la sede social de Colón.

El sentido de pertenencia innato que poseen los hinchas sabaleros ha sido partícipe de momentos positivos y felices, pero también de amarguras y tristezas. Cuando el Club se apoderó de gente inescrupulosa y avarienta que a fin de cuentas con sus administraciones fraudulentas perjudicaron al club en lo deportivo; los hinchas se hicieron presentes para reclamar lo que les perteneció siempre: la pasión incondicional que poseen por Colón. Aquel día 23 de octubre de 2013, es conmemorado por los propios simpatizantes como el “Dia del socio sabalero”, con una plaqueta que se exhibe en la sede social, que reflexiona: “¿Qué sería del club sin el hincha?, una bolsa vacía. El hincha es el alma de los colores, el que da todo sin esperar nada”.

image.png
La placa que se exhibe actualmente en la sede social del Club Atlético Colón.

La placa que se exhibe actualmente en la sede social del Club Atlético Colón.

“30 puntos, y no lo podemos salvar”

Colón se jugaba la permanencia ante Olimpo, el 18 de mayo de 2014, ante un marco imponente con imágenes muy poco vistas en el fútbol argentino. Los jugadores de Colón entraron en algunos casos, llorando al terreno de juego (en su gran mayoría juveniles, ya que Diego Osella les dio acción a 19 futbolistas menores de 25 años en su primer ciclo).

Colon 2 Olimpo 1 – Recibimiento desde la TV Publica

Un gol agónico de Lucas Alario en la última jugada del encuentro desató la locura, y alargó la espera una semana más tras la victoria por 2 a 1. Las frases post-partido quedaron grabadas en el corazón de los hinchas, mencionadas por Osella al posibilitar un desempate con Atlético Rafaela para no descender al finalizar el Torneo Final 2014, entrenador de la institución en aquel entonces, abrazado por los hinchas que invadieron la cancha: “30 puntos, y no lo podemos salvar, que se hagan responsables los que tienen que hacerse responsables”

“Se tienen que hacer responsables”. Diego Osella. Fecha 19. Torneo Final 2014. FPT

Finalmente, el conjunto sabalero perdía la categoría en manos de Atlético Rafaela en el desempate por la permanencia. Tras el encuentro, quedan en el recuerdo las palabras del fallecido Julio César Toresani, quien declara que “la gente de Colón es un pueblo”, observando a las 15 mil personas que fueron al Gigante de Arroyito para apoyar al conjunto sabalero.

El tercer ascenso
image.png

Colón posee el récord de tiempo en retornar a la máxima categoría en la historia del fútbol nacional. Tan solo fueron necesarios 197 días para que el conjunto sabalero vuelva a la zona de privilegio, tras liderar su zona de manera ajustada y vencer por 3 a 0 a Boca Unidos ante un Brigadier López que batió un récord en espectáculos deportivos para la época, con 40 mil simpatizantes presentes la tarde dominical del 7 de diciembre de 2014.

La hazaña en el Morumbí: “La leyenda continúa”
image.png
Matías Fritzler marca el gol de la victoria ante San Pablo el 2 de agosto de 2018. 30 partidos tuvieron que pasar para que un equipo argentino pueda salir vencedor del mítico Morumbí.

Matías Fritzler marca el gol de la victoria ante San Pablo el 2 de agosto de 2018. 30 partidos tuvieron que pasar para que un equipo argentino pueda salir vencedor del mítico Morumbí.

El 2 de agosto de 2018, Colón lograba una hazaña histórica ante San Pablo en condición de visitante al vencerlo por 1 a 0 con gol de Matías Fritzler, siendo el único equipo argentino en vencerlo en aquel estadio. 33 partidos han tenido que pasar para que un equipo argentino consiga la victoria. 6000 hinchas sabaleros estuvieron presentes esa noche en Brasil, como testigos directos de una de las hazañas más importantes de su historia internacional.

Gol Colón Con Comentario (Fritzler) by airedesantafe

El gran éxodo a Asunción
image.png

Sin dudas, la Copa Sudamericana 2019 quedará en las retinas de todos los hinchas de Colón. Sobre todo, por haber ubicado al deporte santafesino en un lugar de absoluto privilegio a nivel internacional. El subcampeonato vino de la mano de un éxodo nunca antes visto en la historia del fútbol sudamericano, donde 40 mil personas dijeron presentes en Asunción para la primera final única de este certamen.

image.png

En autos, motos y hasta bicicletas, el hincha sabalero recorrió las rutas en una muestra de afecto inolvidable, reeditando viejas caravanas históricas. Tan grande fue aquella muestra, que desde todo el mundo se hicieron eco de la canción “Soy Sabalero”, de Los Palmeras, al tiempo que los simpatizantes se emocionaban hasta las lágrimas en la previa de una final en la cual el equipo no pudo plasmar el ansiado campeonato dentro del campo de juego. Sin dudas que el resultado muchas veces es importante, pero jamás borrará los recuerdos, las historias, los jugadores y los goles que pasaron por la institución a lo largo de 115 años de historia, sin importar los desenlaces que determina la situación deportiva.

El show completo de LOS PALMERAS en la Final de la SUDAMERICANA

El artículo sin dudas quedará incompleto, porque faltan los abrazos, las amistades, los amores, sentimientos y momentos que cada uno de sus simpatizantes atesora en su corazón. Y, además, faltarán todas esas anécdotas que seguramente el hincha sabalero vivirá a lo largo de los próximos años. En este presente marcado por la pandemia del coronavirus, no se podrá celebrar de manera presencial y multitudinaria la histórica caravana, como ya es una tradición para el pueblo rojinegro en cada aniversario.
Finalmente, retomando la opínión subjetiva del tiempo por parte de Einstein. el paso del mismo verdaderamente es una ilusión, que convirtió a aquel equipo que nació en la amistad y el deseo de jugar unos simples picados barriales en el año 1905, en una institución conocida a nivel internacional, capaz de movilizar miles y miles de almas por los colores sangre y luto.

Salud, y ¡feliz cumpleaños, Sabaleros!

Fuente: Aire de Santa Fe

Dejá tu comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas sobre Colón

To Top