Connect with us

Colón de Santa Fe

«Yo a este indio no lo llevo», el desprecio por un ex Colón

Colón

«Yo a este indio no lo llevo», el desprecio por un ex Colón

Nació futbolísticamente en las canteras de Colón. Pasó a Vélez y luego marcó una época en Boca, con su corte de pelo y sus goles, pero se fue al Veracruz de México y volvió ya grande al Sabalero, y apenas duró un partido. 

«Me compró Vélez, con 18 o 19 años, y a los 20 vino el Lecce de Italia a buscarme. ‘Me gusta el de pelo largo, pero hay que cortarle ese pelo, dijo el presidente del club. Y yo me lo corté, todo bien cortito pero con la colita atrás, y me la metí adentro de la camisa para ir a firmar el contrato. Pero después de que firmamos, me quedé en un salón que había en el club con fotos de distintas épocas y apareció el italiano, me vio de atrás con el pelo largo y dijo: ‘Yo a este indio no me lo llevo’, y rompió el contrato en un segundo. Y ahí me quedó para siempre el pelo corto acá y largo atrás».

Jorge Alberto Comas? finalmente no pasó de Vélez al Lecce, sino que terminó en Boca y luego en Veracruz de México. Su zurda, sus corridas electrizantes, sus goles, sus goles olímpicos. Y también su corte de pelo, esa coleta que causó furor como años después lo haría Martín Palermo con el jopo platinado.

Después de debutar en Colón y pasar por Vélez, Comitas llegó a Boca a mediados de 1986, en unos años flacos del club, pero apenas arrancó con sus goles se hizo querer y entró en el corazón de los hinchas, al punto de formar una recordada delantera con Alfredo Graciani como 7, Jorge Rinaldi como 9 y él de 11. En total, fueron 126 partidos y 63 goles hasta su partida a mediados de 1989, cuando eligió irse tras enfrentarse con la dirigencia y no llevarse muy bien con el DT Carlos Aimar.

Son muy recordados sus goles olímpicos en el verano de 1988, uno a Racing con el Pato Fillol en el arco y otro a River con Nery Pumpido, y también su facilidad para convertir goles en los clásicos oficiales en general: ocho a Independiente, tres a Racing, cuatro a San Lorenzo y uno a River.

Después del retiro, eligió quedarse en México. Trabajó varios años en el club, pasó al olvido y la depresión y estuvo mucho tiempo alejado de su madre, sus hermanos y su ex esposa sin que nadie supiera de él. «Me usaron», contó en su momento, a la vez que pidió que le dejaran ver a sus ocho hijos y se mostró arrepentido por haber caído en «tentaciones».

En el 2012 fue noticia por una pelea que protagonizó en un bar y que derivó en su detención por parte de la Policía mexicana. El propio Comas reconoce que su personalidad no es sencilla de llevar: «Conmigo siempre hay un problema, sino es uno es otro… Tengo un temperamento feíto. Siempre estaba en el club, pero me suspendieron por un chisme: todo el mundo me tilda de borracho, pero yo odio a los borrachos. Tomar una cervecita o un vinito es diferente a ser borracho«.

Pero en los últimos años reapareció en varios homenajes que hicieron al gran equipo de Veracruz que integró y se lo vio en distintas entrevistas con los medios.

.

.

Fuente: Superdeportivo

Fuente: SOY Deportes

Dejá tu comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas sobre Colón

To Top